jueves, 19 de noviembre de 2015

LAS CUATRO ESTACIONES Y SU ENERGÍA

 

Los cambios en la naturaleza se expresan mediante los cambios de las cuatro estaciones; asimismo, los cambios de la actividad del hombre también se producen de acuerdo con los cambios de las cuatro estaciones. Veamos:
 
LA PRIMAVERA, con sus tres meses de duración es cuando la energía yang empieza a crecer (Madera); el ser humano debe acostarse tarde y levantarse temprano, caminar en los parques, soltarse o cortarse el cabello  y aflojar cualquier cinturón que le sujete la ropa, con lo cual podrá relajar su organismo y favorecer una concordancia entre la actividad espiritual orgánica y la dinámica de la naturaleza. La energía dada por la primavera no debe alterarse. Durante esta estación, el espíritu debe estar alegre, de modo que ha de evitarse la tristeza; Se debe preferir el sabor ácido con moderación y los alimentos de color verde. El órgano que estará en su máxima actividad será el hígado con su compañero la vesícula biliar. Estar acorde con los cambios de la primavera favorece el proceso de nacimiento-crecimiento de la energía yang. Si esto no se efectúa o si se invierte, se alterará el proceso de depuración del hígado, la potencia de la energía que se trasmitirá al verano será menor y en esta última estación se podrá padecer de enfermedades de naturaleza “fría”.
Influencia emocional
Equilibrado: aporta creatividad, imaginación, movilidad, iniciativa, paciéncia, perseveráncia, flexibilidad, toleráncia, capacidad de visión.
Desequilibrado: intransigéncia, impaciéncia, excitación, agresividad, inmovilidad, estancamiento, fustración, rigidez, irritabilidad.
 
El VERANO, es la estación en la que todos los seres vivos se encuentran en su máximo esplendor (Fuego). Como la energía del cielo y de la tierra está en continuo intercambio, la mayoría de las plantas abren sus flores. En esta época, el hombre debe acostarse tarde, levantarse temprano, tener contacto con el agua y evitar enojarse, con lo cual facilitará que la actividad espiritual se abra, al igual que la de las flores. De esta manera, la circulación de la energía CHI se llevará a cabo adecuadamente en la región subcutánea. Se debe preferir el sabor amargo con moderación y los alimentos de color rojo. El órgano que estará en su máxima actividad será el corazón con su compañero el intestino delgado. Es la estación adecuada para tomar Té verde y evitar los alimentos fritos.. Esta es la forma de hallarse en concordancia con el proceso de desarrollo-florecimiento del verano; si éste se invierte, se alterará la energía del corazón, de modo que se debilitará la energía que se trasmitirá al otoño, y al llegar a este periodo el hombre podrá enfermar fácilmente con problemas bronquiales, tos, resfríos, asma, garganta
Influencia emocional
Equilibrado: entusiasmo, vitalidad ganas de vivir, simpatía, seducción, comunicación cordial, bondad, extroversión, diplomacia.
Desequilibrado: excitación, ambición desmesurada, nerviosismo, estrés, insastisfacción, ansiedad, inquietud,  apatía, desinterés, falta de motivación, depresión, imsomnio.
 
El OTOÑO con sus tres meses de duración constituyen la época de concentración de la energía (Metal). Se trata de un periodo de cielo claro y de aire puro, que llega a ser violento. El hombre debe dormir y levantarse temprano, según el ritmo de las gallinas. Se debe preferir el sabor picante con moderación y los alimentos de color blanco. El órgano que estará en su máxima actividad serán los pulmones con su compañero el intestino grueso. Es la estación adecuada para tomar Té de ginseng. La actividad del ser humano debe ser apacible e impedir que la energía patógena del otoño invada el organismo, lo cual es favorable para que la energía de concentración esté en concordancia con el proceso observado en la naturaleza. Si se invierte este proceso, se alterará la energía que se trasmitirá al invierno y se podrán contraer enfermedades, como diarrea., entonces, la energía de concentración para el invierno será escasa.
Influencia emocional
Equilibrado: instinto de supervivencia y autoprotección, voluntad de vivir, sensibilidad, reflexión, comunicación oral.
Desequilibrado: vulnerabilidad, falta de protección, abandono, poca gana de vivir, deseo de abandonar, melancolía, tristeza y depresión.
EL INVIERNO con sus tres meses de duración constituyen una época de acumulación-almacenamiento, etapa del año en que el hielo forma grietas en la tierra y la energía yang se acumula en el centro de la tierra. El hombre debe acostarse temprano y levantarse tarde, permitiendo que la actividad espiritual se mantenga en el interior e impidiendo su exposición al exterior, como si guardara una cosa valiosa. El órgano que estará en su máxima actividad serán los riñones con su compañero la vejiga. Es la estación adecuada para tomar Infusión de jengibre. Se debe; evitar a toda costa exponerse al frío y mucho menos permitir la sudoración, ya que ésta es una forma de desgastar la energía yang.  Así se favorece el proceso de acumulación-almacenamiento del invierno. Si este proceso se invierte. se: alterará la energía del riñón y al llegar la primavera se estará ante la posibilidad de padecer los síndromes de "contracorriente energética" y por consecuencia la fuerza de trasmisión a la primavera será escasa
Influencia emocional
Equilibrado: fuerza y voluntad, persistencia, sabiduría, receptividad, fluidez, capacidad de reflexionar, sensibilidad e intuición.
Desequilibrado: vulnerabilidad, poca fuerza de voluntad, miedo, arrogancia, incapacidad para relajarse, temeridad, imprudencia, ofuscación.
 
*Cabe destacar que el bazo toma siempre supremacía en el cuerpo veinte días antes del cambio de cada estación es por eso que está asociado con el elemento Tierra y se ubica en el centro (ver imagen). Se debe preferir el sabor dulce. La alimentación debe ser ligera; son los días donde uno debe de optar por el vegetarianismo. El órgano que estará en su máxima actividad será el bazo con sus compañeros estómago y páncreas. Es el momento adecuado para tomar Infusión de hinojo, salir de la rutina y tomarse un descanso
Influencia emocional
Equilibrado: autoconfianza, simpatía, aplomo, seguridad, firmeza, estabilidad, bondad, sinceridad, generosidad,  pensamientos claros.
Desequilibrado: obsesión, preocupación, falta de independencia, falta de estabilidad y autoconfianza, envidia, egoismo, sacrificio extremo, problemas digestivos, úlceras.


Fuente:  http://medicinachinayogaperu.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario