martes, 10 de mayo de 2016

6 errores que debes evitar si quieres conservar en buen estado tus alimentos


Aunque muchas veces lo ignoramos, cada alimento necesita un tipo de conservación determinado para prolongar su vida útil y no correr así riesgos a la hora de consumirlos

La conservación de los alimentos es una tarea sencilla que ayuda a evitar los desperdicios y la pérdida de dinero.

Aunque algunos no le prestan mayor atención, se trata de un hábito que contribuye a reducir la cantidad de comida que se pierde cada día.

El problema es que muchos no lo hacen de la forma adecuada y acaban cometiendo errores que pueden provocar molestias en la salud.

La mayoría de las veces son simples descuidos mientras que, en otros casos, se trata de malas costumbres que tenemos desde hace tiempo.

Sea cual sea el caso, lo mejor es identificarlos y tratar de adoptar medidas que ayuden a almacenar la comida de una forma más segura.

En este espacio te queremos dar en detalle esos 6 errores que no debes cometer si quieres que tus alimentos mantengan en buen estado.

¡Tenlos en cuenta!

1. Mucho tiempo a temperatura ambiente


El tiempo es un factor determinante en una buena conservación de las comidas. El dejarlas demasiado a temperatura ambiente permite que las bacterias se proliferen y contaminen los alimentos.

Esto explica por qué a veces se descomponen antes de tiempo o empiezan a liberar olores desagradables.

¿Cuál es la solución?

Para alterar el entorno que necesitan los microorganismos para desarrollarse, pon la comida sobrante en el refrigerador.
Trata de no demorarte en este proceso, pero evita guardarlas demasiado calientes.

2. Conservación de los huevos

En la actualidad algunas empresas les están poniendo fecha de vencimiento a los huevos para que los consumidores tengan claro hasta cuándo es seguro comerlos.


No obstante, no todos cuentan con este detalle, lo cual dificulta saber qué tan conveniente es comerlos después de un tiempo.

¿Cuál es la solución?

Para que resolver esta duda, ten en cuenta que no debes almacenarlos en el refrigerador más de tres meses. Además, si ya están cocidos, su tiempo de consumo no debe superar la semana.

3. El método de descongelación


La congelación es uno de los mejores métodos para prolongar la vida útil de muchas comidas crudas y cocidas.

El inconveniente se produce cuando llega el momento de descongelarlos para proceder a consumirlos.

Hay quienes los sacan del congelador momentos antes de ingerirlos y los ponen en agua hervida o al fuego para que el hielo se derrita rápido.

Este error es bastante peligroso porque puede derivar problemas digestivos o intoxicaciones.

¿Cuál es la solución?

Para que el descongelamiento sea seguro, deja la comida en la parte baja del refrigerador toda la noche.

4. No etiquetar las comidas

Parece anticuado, pero el etiquetar las comidas es un factor que influye en la buena conservación y seguridad del alimento.

En ocasiones olvidamos cuándo los almacenamos y qué tiempo tenemos para ingerirlos sin que provoquen efectos negativos en la salud.

¿Cuál es la solución?

Si eres de los que olvida con facilidad, utiliza cinta para marcar y escribe el tipo de alimento y la fecha de guardado. Estos simples datos te ayudarán a notar la comida antes que pase su fecha de consumo.

5. Basarse en el olor

Este es uno de los errores que más se cometen, porque casi todos tienen la idea de que un buen olor es sinónimo de buen estado.

Lo cierto es que no toda la comida dañada huele mal, ya que la congelación y las bajas temperaturas del refrigerador eliminan los malos olores.

¿Cuál es la solución?

Lo idóneo es conservar los alimentos durante un máximo de cuatro o cinco días. No obstante, si estos contienen pescado, no se recomienda guardarlos más de un par de días.

6. Guardar alimentos crudos con cocidos

Muchos quieren aprovechar cada rincón de su nevera sin tener en cuenta las medidas de seguridad necesarias para un correcto almacenaje de los alimentos.

Bajo ninguna circunstancia se deben poner los crudos con los cocidos juntos, pues si ambos tienen contacto, pueden derivar problemas de salud cuando se ingieran.

Este problema se conoce como alimentación cruzada directa y es uno de los más comunes en los hogares.

¿Cuál es la solución?

Ten en cuenta que las comidas cocidas deben ponerse en la parte superior del refrigerador, siempre verificando que no tengan goteos o derrames.
Los crudos se han de situar en las partes inferiores, preferiblemente dentro de recipientes herméticos o bolsas protectoras.

Para terminar, recuerda que una adecuada limpieza de la nevera también es determinante para que los alimentos se conserven saludables y aptos para el consumo.

Desinféctala con un poco de vinagre o soluciones similares con propiedades antibacterianas.

Fuente: http://mejorconsalud.com/6-errores-debes-evitar-quieres-conservar-buen-estado-tus-alimentos/

No hay comentarios:

Publicar un comentario