miércoles, 13 de mayo de 2015

Alimentos que debes comer para fortalecer la salud intestinal


4 grupos de alimentos que debes consumir para mantener el estómago plano, en paz e incluso libre de cáncer

Nuestro sistema digestivo extraer continuamente agua y nutrientes de la asombrosa cantidad de alimentos sólidos y líquidos que consumimos mientras vivimos.

Al mismo tiempo, nos protege de las bacterias tóxicas y se encarga del tratamiento y eliminación de los residuos orgánicos.

Lo que llega al estómago es tan importante que afecta como te sientes y como te ves.

De tal forma que podemos tener una cintura cuyas dimensiones sean un problema tanto para vestir como de salud e incluso afectar nuestras posibilidades de evitar ciertos tipos de cáncer

Cuando se trata de la digestión, las mujeres se enfrentan a varios problemas propios de su sexo.

Las alteraciones de los niveles hormonales durante la menstruación, el embarazo y la menopausia ponen un sello femenino en el tracto digestivo.

No más problemas digestivos: Las respuestas que toda mujer necesita.

La anatomía también juega un papel decisivo, las mujeres tienen los mismos órganos digestivos que los hombres, pero están ubicados, junto con los órganos reproductores, en un abdomen más pequeño.

Entonces el órgano digestivo femenino no tienen mucha elasticidad cuando se llena en forma excesiva de gas, ya sea por el aire o por los alimentos.

Mantener tu estómago sano, calmado y plano puede ser tan simple como elegir la comida y la bebida idónea.


1. Comer para la salud intestinal: los cítricos, los alimentos ricos en fibra, vegetales de hojas verdes y verduras de color amarillo

Esforzaos por obtener de 20 a 25 gramos de fibra al día. ¿Por qué?

Por un lado, puede ayudar a proteger contra el cáncer.

Distintos estudios han demostrado que un consumo elevado de fibra esta relacionado con un menor riesgo de cánceres de esófago y estómago.

Y los cítricos parecen tener un efecto protector contra el cáncer de estómago.


La fibra es importante para la salud digestiva, sin distingo de sexo, sobre todo para prevenir el estreñimiento, además del cáncer.

Los granos enteros, las espinacas, la coliflor, las zanahorias, el salvado de trigo, manzanas , brócoli, frijoles, higos y peras son excelentes fuentes de fibra.

Comienza lentamente, la idea es incorporar más fibra cada pocos días, y beber mucha agua.

Así estarás previniendo el gas, retortijones y la hinchazón que puede ocurrir cuando se agrega fibra demasiado rápido.

Estudios recientes sugieren que el consumo de verduras, verdes y de color amarillo oscuro contribuyen a fortalecer la salud del estómago.

Estos vegetales tienden a ser ricos en caroteno, vitaminas C y E, y ácido fólico, que puede ayudar a proteger el estómago del cáncer.

Investigaciones preliminares de laboratorio muestran que los zumos de arándano y frambuesa, por ejemplo, contienen compuestos llamados fenoles que pueden impedir que los patógenos gastrointestinales tales como la salmonela, dañen la salud.

Y el resveratrol, un antioxidante que se encuentra en el vino tinto, puede eliminar las bacterias patógenos del estómago, sin afectar las bacterias saludables, según un estudio de The University of Missouri?Columbia.

Prueba: Come más granos integrales ricos en fibra

Lo ideal sería consumir por lo menos tres porciones de trigo entero o cereales enteros por día para ayudar a aumentar la ingesta de fibra.

Una rebanada de pan o 30 gramos (una onza) de cereales para el desayuno la puedes considerar una porción.

2. Ayuda para las flora intestinal: Yogurt, chucrut, plátanos, ajo, espárragos, cebollas

Alrededor de 100 trillones de bacterias colonizan tu intestino.

Hay que mejorar la relación en la flora intestinal por el consumo de alimentos que contienen probióticos (varios tipos de bacterias saludables).


Los probióticos, entre los cuales se incluyen los lactobacilos y las bifidobacterias, mantienen la mucosa del colon saludable, pueden mejorar la motilidad intestinal, además de hacernos sentir bien.

Si bien gran parte de la investigación relacionada con la flora se ha centrado en la salud intestinal, los estudios apuntan a posibles efectos positivos en la boca y también en el estómago.

Se supone que el ácido en el estómago mata las bacterias probióticas de los alimentos y que por eso hay que tomar suplementos, pero eso no es cierto.

En principio, no hay ninguna diferencia entre los probióticos de los suplemento y de los alimentos.

En la práctica, es más fácil mantener los recuentos de células elevados durante la vida útil del producto si se encuentran en un suplemento.

Los expertos recomiendan consumir suplementos que contengan desde un millón hasta mil millones de cultivos vivos.

Pero el mercado no está regulado, el consumidor tiene que confiar en que el producto contenga cultivos vivos que se mantengan durante toda la vida útil.

Prueba un producto y ver si mejoras. Que no mejoras, prueba con otro, hasta encontrar el que te ayude.


Para apoyar el crecimiento de las bacterias probióticas, también es bueno elegir alimentos conocidos como prebióticos que contienen mucha fibra soluble.


Como los plátanos, ajos, espárragos, las alcachofas de Jerusalén, miel, puerros y cebollas.

Alimentos tales como las populares barras de queso y cereales que están etiquetados como prebiótico, normalmente les han añadido inulina , una fibra soluble más a menudo extraída de la raíz de achicoria.


3. Alimentos que calman: alcaravea, cardamomo, canela, comino, hinojo, jengibre, menta, nuez moscada, harina de avena

Existen alimentos llamados carminativas que previenen o alivian la formación excesiva de gas, y se utilizan para ayudar al proceso digestivo.

El comino, por ejemplo, ayuda a digerir los frijoles negro, por esa razón siempre aparece en las recetas.

Otros alimentos que son carminativos incluyen la alcaravea, la nuez moscada, canela y cardamomo.


El jengibre es un remedio tradicional para las náuseas y nuevos estudios están respaldando el conocimiento popular.

Las investigaciones demuestran que puede ayudar a calmar las náuseas debido al embarazo, la quimioterapia y las operaciones.


Tomar cápsulas de jengibre junto con un plato de sopa, permite evacuar el estómagos más rápidamente.

Extremo que puede ser útil para el tratamiento de la gastro-paresia, o retraso del vaciado gástrico, un efecto secundario de la diabetes.

La avena es un emoliente, al contacto con el agua se torna viscosa, propiedad que le ayuda a calmar el estómago.

La avena cocida es la mejor opción, en lugar de galletas o barras de granola, ya que la harina de avena es seca e impide disfrutar de sus beneficios.



Las hojas de menta y su aceite han sido utilizados para ayudar a aliviar los trastornos digestivos mediante la relajación de los músculos del estómago.

Sin embargo, hay que evitar la menta cuando hay propensión a la acidez, la relajación de esos músculos pueden permitir que el ácido del estómago suba a través del esófago.

La pequeña cantidad de saborizante en la goma de menta o antiácidos no debería causar problemas.


Prueba con: Jengibre

Para aliviar el mareo por movimiento, mastica un trozo pequeño de jengibre pelado crudo, o jengibre confitado, varias horas antes y cada cuatro horas durante el trayecto.

4. Alimentos para un abdomen plano: aguacate, arroz, chocolate negro, nueces, avena, aceite de oliva, semillas

Elige varios de los alimentos de la dieta mediterránea, como frutas, cereales integrales, verduras, legumbres, aceite de oliva y queso bajo en grasa y yogurt.


Además de pescado, huevos, aves de corral, y una cantidad moderada de dulces y vino, así como pequeñas cantidades de carne.

Este tipo de dieta, más una rutina diaria de ejercicios, te ayudará a mantener un peso corporal saludable.

Si pierdes peso, tu tracto gastrointestinal funcionará mejor. Llevar menos peso ayuda a prevenir el malestar abdominal, la hinchazón y el reflujo ácido.

Los kilos abdominales demás aumentan la presión en el esfínter esofágico inferior, que separa el estómago del esófago.

Esa presión hace que la válvula se abra más a menudo, permitiendo que los alimentos y el ácido del estómago regresen hacia el esófago, causando acidez.

Tener exceso de grasa en el abdomen, incluso si tu peso está dentro de un rango normal, te pone en riesgo de muerte prematura.

Un estudio llegó a la conclusión de que las mujeres con una cintura de 35 pulgadas (89 centímetros) o más tenían el doble de probabilidades de morir de enfermedad cardíaca o de cáncer, en comparación con las mujeres con un tamaño de la cintura de menos de 28 pulgadas (71 centímetros).

Medir las dimensiones de tu cintura, es tan fácil como enrollarte la cinta métrica alrededor de la cintura, por encima del ombligo.

La grasa del vientre también puede aumentar tus probabilidades de desarrollar enfermedades crónicas como la diabetes y enfermedades del corazón.

Algunos alimentos pueden realmente ayudar a reducir la grasa del abdomen.



Un estudio publicado en Diabetes Care demostró que una dieta rica en grasas monoinsaturadas, proveniente del aceite de oliva extra virgen en particular, impidió la acumulación de grasa alrededor del abdomen.

Otras fuentes de ácidos grasos monoinsaturados incluyen aguacates, aceitunas, chocolate negro, el aceite de girasol y nueces y semillas como las nueces, semillas de lino y semillas de girasol.

En un estudio de la dieta de 12 semanas, publicado en the American Journal of Clinical Nutrition, la mitad de los participantes obesos comieron alimentos provenientes de cereales enteros como el arroz integral y avena, y la otra mitad comió granos refinados como arroz blanco y pan.

Ambos grupos perdieron peso, pero el grupo que consumió cereales enteros perdieron significativamente más grasa abdominal.


Prueba el: Aceite de oliva extra virgen

Pan tostado aderezado con aceite de oliva extra virgen en lugar mantequilla, reduce considerablemente el número de calorías consumidas, por descontado que son más saludables.


Esta información nunca debe sustituir a la de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Fuente: http://salud.facilisimo.com/blogs/general/alimentos-que-debes-comer-para-fortalecer-la-salud-intestinal_1484370.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario