lunes, 20 de junio de 2016

Cómo saber si necesitas beber más agua: ¡Descubre 12 señales de la deshidratación!


El agua desempeña un papel fundamental en nuestra vida y nuestra salud. Al fin y al cabo, más del 60% de nuestro cuerpo está formado por agua y la requiere para llevar a cabo sus funciones.

Todos los días el organismo trabaja para filtrar los desechos y eliminarlos a través de la orina. Este y otras funciones renales son las que permiten deshacerse de las sustancias tóxicas y equilibrar los líquidos para prevenir la inflamación.

Cuando no existe ningún problema para desempeñar estas tareas, el cuerpo se encarga de reponer toda el agua que perdemos durante el día para mantener el equilibrio.

Sin embargo, si se pierden más líquidos que los que se consumen o no se bebe la cantidad adecuada, se pueden desencadenar graves problemas en la salud como producto de la deshidratación.

Por esta razón desde siempre se ha aconsejado la ingesta diaria de unos dos litros de agua, evitando exceder tal cantidad, ya que tampoco se desea llegar a una hiperhidratación.

12 Señales de que bebes muy poca agua

1. Sientes la boca seca

Es un síntoma mucho más evidente que sus consecuencias. Por supuesto que cuando experimentas esta sensación vas en busca que algún líquido, pero las bebidas dulces, por ejemplo, sólo proporcionan una solución temporal al problema. El agua potable lubrica las mucosas en la boca y garganta, así la humedad permanece, como debe ser.

2. Tienes la piel seca

La piel es el órgano más grande de tu cuerpo y también necesita humectación. La piel seca es uno de los primeros síntomas de la deshidratación completa que puede traer consecuencias mucho más serias. La falta de agua significa también falta de sudor que se ve reflejado en la imposibilidad del organismo de limpiarse a sí mismo (además de la orina), y dejar salir el exceso de grasa, sin hablar de la función termorreguladora del sudor. Solucionar todo eso es muy simple: beber más agua.

3. Sientes demasiada sed

No es lo mismo que tener la boca seca. Cualquier persona que haya tenido resaca sabe cómo se siente el no poder saciarse de agua, aún después de haber bebido mucha. El alcohol deshidrata el cuerpo y el cerebro envía señales de alerta. Escucha a tu cuerpo, el organismo sabe lo que necesita.

4. Sientes que tus ojos están secos

Una de las señales de escasez de agua en el organismo es tener los ojos rojos (una vez más, recuerda tu última resaca). Sin la cantidad necesaria de agua tus canales lagrimales se secan, y eso puede afectar a tus ojos, especialmente si usas lentes de contacto.

5. Te duelen las articulaciones

Las articulaciones y discos cartilaginosos están compuestos en un 80% por agua, y eso es necesario para que nuestros huesos no se rocen unos a otros a cada paso. Al mantener el balance de hidratación en el organismo las articulaciones pueden absorber golpes producidos por movimientos repentinos y/o fuertes como al correr o caerse.

6. Tu masa muscular disminuye

Tus músculos también se componen principalmente de agua. Por eso entre menos agua tengas en el organismo, tendrás menos masa muscular. Beber agua antes, durante y después de entrenamientos y actividades físicas no sólo es necesario para sentirse bien, sino que además es muy importante para reducir la probabilidad de inflamaciones y dolor relacionado con el ejercicio.

7. Estás enfermo más tiempo que los demás

El agua ayuda constantemente a sacar las toxinas del organismo. Tus órganos trabajan como uno solo a la hora de filtrar lo que no necesitan, pero sin agua ese mecanismo no puede funcionar correctamente. Al sufrir deshidratación los diferentes órganos empiezan a «chupar» agua de, por ejemplo, la sangre y eso significa la aparición de una larga lista de problemas.

8. Te sientes cansado y somnoliento

Cuando el cuerpo empieza a «pedir prestada» agua de la sangre, la deshidratación produce falta de oxígeno en todos los órganos. La falta de oxígeno produce somnolencia y cansancio. Eso significa que cada día te sentirás más y más cansado con mayor facilidad, y el café no es una solución a largo plazo.

9. Sientes hambre constantemente

Un organismo deshidratado puede enviar señales de hambre. Esto sucede de repente, cuando durante el día o la noche sientes una necesidad apremiante de visitar tu refrigerador o la comida que haya cerca. Es algo de esperar, ya que la comida contiene el líquido y/o la humedad que tu cuerpo necesita, por otro lado, el agua es necesaria para poder digerir correctamente.

10. Tienes problemas digestivos

Ya hemos hablado de lo importante que es humectar la mucosa oral, y eso tiene que ver con todo el sistema digestivo. Sin la humectación necesaria la densidad de la mucosa estomacal se reduce y eso permite que el ácido gástrico dañe tus órganos internos, lo que conlleva a lo que comúnmente llamamos acidez estomacal e indigestión.

11. Tienes síntomas de envejecimiento prematuro

La cantidad de agua que puede contener nuestro organismo se reduce con la edad. Cuando envejecemos es necesario aumentar a conciencia el consumo de agua. Aunque los síntomas del envejecimiento prematuro son más evidentes en el exterior, el daño que la deshidratación le causa a los órganos internos se hará sentir a largo plazo. Para reducir los riesgos de algo así es necesario tener buenos hábitos de consumo de líquidos, y especialmente, de agua toda la vida.

12. Leíste este artículo hasta el final

Lo más probable es si has leído este artículo hasta el final pienses «Hmm, creo que no bebo suficiente agua». ¿Eso te vino a la cabeza? Entonces empieza ahora mismo, bebe un vaso de agua, es mejor beber un poco más de lo absolutamente necesario que después sufrir las consecuencias. 

¡A beber!…agua

Fuente:http://paradigmaterrestre.com/saber-necesitas-beber-mas-agua-descubre-12-senales-la-deshidratacion/

No hay comentarios:

Publicar un comentario