viernes, 15 de enero de 2016

Chicote revela 12 mitos falsos sobre los alimentos


La verdad (y nada más que la verdad) sobre mitos populares que parecían ley.

A ti también te decían de pequeña que había que beber rápido el zumo de naranja porque si no se le iban las vitaminas? Pues esta afirmación no tiene base científica. 

De hecho, es uno de los 10 mitos falsos sobre el 'comer' que anoche desveló el chef Alberto Chicote con la ayuda de los expertos en Endocrinología, Nutrición y Biología que participaron en el programa 'Mitos de los alimentos' en Antena 3.

Para ello, se analizaron los alimentos con la tecnología más avanzada y se experimentó con varios voluntarios (incluido el propio chef) que se prestaron a hacer de 'conejillo de indias'. Estos fueron los resultados:

MITO 1. Engorda más la miel que el azúcar. FALSO.

Para probar esta afirmación se midieron las calorías del azúcar molida y las de la miel iofilizada (miel en polvo) y se grabó con cámara térmica el resultado de la prueba en la que se llevaron a combustión ambos alimentos. Alberto Chicote comprobó, con la ayuda de Iñigo Navarro Blasco (Catedrático de Química Analítica de la Universidad de Navarra) y Alfredo Martínez (Catedrático de Nutrición y Bromatología. Universidad de Navarra) que la llamarada del azúcar era más grande en el caso del azúcar. Así, los expertos revelaron que por cada 100 gramos de azúcar logramos 400 Kcal y por cada 100 gramos de miel, 300 kcal.

MITO 2. Hay que tomar el zumo rápidamente porque se le van las vitaminas. FALSO.

Chicote acudió al Laboratorio Echevarne, donde su director técnico, Juan Antonio Calzado analizó un zumo de naranja recién exprimido, aislando la vitamina C para comprobar si su cantidad variaba al cabo de tres, seis y doce horas. Los resultados del análisis confirmaron que la cantidad de vitamina C se mantuvo invariable en ese periodo, con la misma cantidad que cuando la naranja fuese exprimida.

MITO 3. Comer zanahoria te pone más moreno. FALSO.

Para ello experimentó con dos gemelas, Pilar y Marta, durante 10 semanas. En ese periodo de tiempo una de ellas debía tomar medio kilo de zanahorias crudas a diario y la otra, ninguna zanahoria. El dermatólogo Raúl de Lucas participó en el análisis fotográfico de las gemelas una vez terminada la prueba. Los resultados indicaron que se apreciaba un cambio significativo en la piel de Pilar, la que consumió zanahorias, con una sensación algo anaranjada. Un cambio que, según aseguró el experto se debe al betacaroteno que contienen las zanahorias y que se deposita en nuestra piel, coloreándola. Sin embargo, una vez que se expuso a ambas hermanas a varia sesiones de Rayos UVA, se comprobó que el hecho de consumir zanahoria no produce más melanina, por lo que no hace que nos pongamos más morenas.

MITO 4. La miga de pan engorda más que la corteza. FALSO.

Chicote visitó la panadería 'Panic' de Javier Marca para elegir el pan que después analizó científicamente con la ayuda de José Antonio López Guerrero (Director Cultura Científica Centro de Biología Molecular Severo Ochoa). Durante la prueba, sometieron a un exhaustivo análisis 20 gramos de corteza frente a 20 gramos de miga. Se ultracongelaron ambos alimentos para después someterlos a un proceso en el que se les extrajo el agua. El resultado fue que los 20 gramos de corteza se transformaron en 19 gramos, mientras que la miga pesaba 11 gramos, lo que significa el 45% del contenido de la miga era agua.

El helado de chocolate activa las zonas del placer en el cerebro

MITO 5. Comer helado nos hace más felices. VERDADERO.

Fernando Mulas (Neurólogo del Instituto Valenciano de Neuropediatría) y Vicente Belloch hicieron junto a Chicote un experimento con una voluntaria para comprobar lo que manifestaba su cerebro ante un estímulo emocional: 30 segundos consumiendo helado de chocolate y 30 segundos consumiendo agua (con varias repeticiones de la operación. Después, completaron la prueba con estímulos visuales, mostrándole fotografías de helados de chocolate y vasos de agua. El resultado confirmó que durante el consumo y la visualización del helado se activaban en su cerebro zonas del área del placer (cuando lo comía) y del deseo (cuando lo veía).

MITO 6. Los alimentos 'light' no engordan. FALSO.

Para comprobar esta afirmación, Chicote hizo un experimento a pie de calle con el asesoramiento de Julia Álvarez (Médico y Coordinadora de Nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición), quien aseguró sobre los productos 'light' que en la actualidad hay mucho culto al cuerpo, pero poca información. Durante la prueba se colocaron en una mesa seis productos, tres 'light' y tres que no lo eran y se pidió a varios voluntarios que los puntuasen del 1 al 6 (siendo 1 el más calórico). La mayoría de ellos situó en primer lugar el plato de callos y en último lugar, las patatas 'light'. Pero la doctora Álvarez reveló que los más calóricos, por orden, son: patatas fritas 'light' (620 calorías), queso semicurado light (580 calorías), muesli (557 calorías), ensalada César (552 calorías), hamburguesa (532 calorías) y por último, el plato de callos con chorizo y morcilla (428 calorías).

Las patatas 'light' tienen más calorías que un plato de callos

MITO 7. La carne alimenta más que el pescado. FALSO

Cuatro voluntarios se sometieron a una prueba para comprobar si les saciaba más la carne o el pescado. Durante el experimento Chicote contó en el asesoramiento de Helena Moreno (Doctora especialista en Tecnología de los Alimentos ICTAN-CSIC), que analizó el porcentaje exacto de proteínas de varios alimentos (solomillo de buey, atún, pollo y merluza) y Pilar Riobó (Médico especialista Nutrición y Endocrinología), que analizó el comportamiento de los cuatro voluntarios. Durante a prueba de la doctora Riobó, dos de de los voluntarios consumieron 300 gramos de buey y los otros dos, 300 gramos de bacalao. Tras la comida, los cuatro fueron aislados durante cuatro horas en habitaciones individuales tras lo cual se les ofreció una pizza dividida en ocho porciones. El resultado fue que los que habían comido pescado consumieron menos pizza que los que habían comido carne.

MITO 8. Un vaso de leche nos ayuda a dormir. FALSO

El chef se sometió a la prueba llevada a cabo por Eduard Estivill (Neurofisiólogo. Clínica del sueño Estivill) y su equipo. Así, durante el experimento se comprobó mediante el registro tecnológico (electrodos y bandas que controlan la respiración) la calidad de su sueño y cuánto tardaba en dormirse durante dos noches (desde las 12 de la noche a las 7 de la mañana). En la primera de ellas se acostó sin consumir un vaso de leche y en la siguiente, lo tomó antes de dormir.

En la primera noche Chicote tardó 8 minutos y 32 segundos en quedarse dormido y en la segunda, con vaso de leche, 8 minutos y 30 segundos. Además, logró alcanzar el sueño profundo una hora y 15 minutos después de dormirse (primera noche) y una hora y 16 minutos después (segunda noche). Esto quiere decir que la leche no influyó en su sueño. Eso sí, el doctor Estivill declaró que lo importante para conciliar el sueño es seguir una rutina de hábitos diarios y que en ella podría figurar el consumo de un vaso de leche.

MITO 9. Es mejor tomar la fruta con piel. MITO VERDADERO

Chicote regresó al laboratorio del experto Juan Antonio Calzado para analizar la composición de una manzana, aislando la vitamina C y la fibra tanto de la piel como de la pulpa. Los resultados confirmaron que la concentración de fibra de la piel de la fruta es superior al doble que la que contiene la pulpa. Y no sólo eso, sino que cuando se consume la fruta con piel aumentamos de forma considerable la cantidad de Vitamina C que consumimos.

La piel de la fruta contiene más del doble de fibra que la pulpa

MITO 10. Después de la leche, nada eches. MITO FALSO

Chicote sometió a prueba a tres voluntarias junto a Magda Carlas, médico especialista en nutrición. Las tres bebieron un vaso de leche y a continuación un vaso de zumo de naranja sin referir síntomas relevantes (ardor, náusea, fatiga), tal como contaron a la especialista, quien a continuación mezcló en un bol la leche con el zumo de naranja para explicar que este mito tiene que ver con el aspecto de la mezcla, muy parecido al de la "leche cortada". "Este efecto logró que tradicionalmente se pensase que esta mezcla podría afectar a la salud, pero lo cierto es que no tiene nada que ver con lo que supondría consumir leche 'cortada'", comentó la experta.

MITO 11. Las lentajas son el alimento con más hierro. FALSO

Chicote contó de nuevo con la ayuda de los expertos Iñigo Navarro y Alfredo Martínez para analizar la cantidad de hierro de seis alimentos, si bien aclararon que, una cosa es la cantidad de hierro que contenga el alimento y otra distinta es cómo lo absorbemos (la absorción del hierro de los alimentos de origen animal es superior a la de los de origen vegetal). La prueba, en la que los recipientes mostraban una mayor coloración en función del hierro que contienen, demostró que los berberechos, la morcilla y el paté tienen más hierro que las lentejas, las espinacas y la lechuga.

Los berberechos y la morcilla tienen más hierro que las lentejas

MITO 12. Existen los alimentos afrodisiacos. FALSO

Dos voluntarios, hombre y mujer, se sometieron a una prueba en un restaurante en la que les ofrecieron varios platos que contenían alimentos supuestamente afrodisiacos: ostras, espárragos, fresas, chocolate y canela. Se midieron las pulsaciones, el ritmo cardíaco y la temperatura de ambos sujetos. El autor del análisis fue Vicente Lahera (Catedrático Fisiología. Facultad de Medicina Universidad Complutense de Madrid), quien comprobó que, tras la digestión de esos alimentos, no se apreciaron cambios significativos de frecuencia, pulsaciones o temperatura. Lo que sí percibió es que los sujetos reaccionaron con aumentos de temperatura y pulsaciones cuando aparecieron sus acompañantes "gancho", un hombre y una mujer supuestamente atractivos. "Los afrodisiacos son ellos", comentó el experto.

Fuente: http://www.mujerhoy.com/vivir/salud/201601/14/chicote-desvela-mitos-falsos-20160114111425.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario