miércoles, 9 de diciembre de 2015

Sustituir los Carbohidratos Refinados con Grasas Saludables, Es la Solución para la Mayoría de sus Problemas de Salud


El mito persistente de que la grasa en la alimentación causa obesidad y promueve las enfermedades del corazón, sin duda, ha arruinado la salud de millones de personas. Es difícil saber cuántas personas han permitido la mala salud crónica por seguir la recomendación convencional baja en grasas y alta en carbohidratos, pero estoy seguro de que el número es significativo.


En el documental Cereal Killers, Donal O’Neill de 41 años de edad volteó la pirámide alimenticia Americana—eliminando los azúcares y granos, aumentando dramáticamente su consumo de grasas. Al hacerlo eso, mejoró su salud hasta el punto de reducir a cero sus factores de riesgo hereditarios a la enfermedad cardiaca.

Ver las reacciones de la gente a su alimentación es un indicativo de cómo nos han lavado el cerebro en lo que respecta a la grasa alimentaria. La mayoría la evitan. Sin embargo, consumen azúcar en cantidades que prácticamente les garantiza que van a sufrir todas las consecuencias de salud devastadoras que están tratando de prevenir al evitar la grasa y algo más.

Grasa vs Carbohidratos–¿Qué lo hace Subir de Peso?


El hecho es que hemos sido engañados cuando se trata de asesoramiento alimenticio convencional. La mayoría de las directrices alimentarias se han distorsionado masivamente, manipulado e influenciado por las mismas industrias responsables en primer lugar de la epidemia de la obesidad— las industrias de alimentos y azucares procesados.

Ocultando la evidencia, muchos médicos, nutriólogos y funcionarios de salud del gobierno siguen recomendado mantener sus niveles de grasa saturada por debajo del 10 por ciento, mientras que recomiendan la mayor parte de su alimentación de alrededor del 60 por ciento en forma de carbohidratos.(1) Esto es una locura, ya que es lo contrario a una alimentación que le dará una salud óptima.

Un reciente artículo en la revista Time (2) destacó un reporte hecho por el del Grupo de Trabajo Ambiental (EWG), que mostraba que muchos cereales contenían más del 50 por ciento de azúcar en peso. Los cereales comercializados específicamente a los niños se encuentran entre los peores.
 Kellogg’s Honey Smacks y Mom’s Best Cereals Honey-Ful Wheat, encabezaron la lista con el 56 por ciento de azúcar en peso.

Incluso las organizaciones de diabetes promueven los carbohidratos como un componente importante de una alimentación saludable – a pesar de que los granos se descomponen en azúcar en el cuerpo, y el azúcar promueve la resistencia a la insulina, que es en primer lugar, la causa principal de la diabetes tipo 2.

Como lo muestra el documental: ”Si pudiéramos lograr que todos los diabéticos llevaran una alimentación alta grasa, alta en proteínas y baja en carbohidratos, reduciríamos las necesidades de insulina de manera tan dramática que se estima que seis empresas farmacéuticas se irían a la quiebra al día siguiente.” Contrariamente a la creencia popular, usted no engorda por comer grasa, sino por comer demasiada azúcar y granos.

Los carbohidratos refinados promueven la inflamación crónica en el cuerpo, elevan el colesterol LDL de baja densidad y como consecuencia causan resistencia a la insulina y a la leptina. La resistencia a la insulina y a la leptina, a su vez, es la causa subyacente de la mayoría de las enfermedades crónicas, como la diabetes, enfermedades del corazón, cáncer y Alzheimer – las principales causantes de muerte en los Estados Unidos.

No le Huya a las Grasas


En su documental, O’Neill cambia a una alimentación donde el 70 por ciento de sus calorías provienen de las grasas saludables – la mayor parte en forma de nueces de macadamia (mis favoritas) -y el restante 30 por ciento de su consumo calórico se dividió entre la proteína y frutas y vegetales altos en fibra. En el transcurso de 28 días, O’Neill:

Perdió peso y grasa corporal
Aumentó su masa muscular magra
Se sintió con más energía y mejoró su rendimiento deportivo
Aumentó su tasa metabólica en reposo
Mejoró la presión arterial, el colesterol y otras mediciones al grado que ya no tiene ningún factor de riesgo de enfermedades del corazón, la cual era una predisposición genética

De particular importancia aquí es que los niveles de colesterol total y LDL de O’Neill subieron, lo que inicialmente causó mucha preocupación. Sin embargo, una vez que analizaron los números de partículas de LDL, los resultados mostraron que sus partículas de LDL eran las especies más grandes, y prácticamente no tenía pequeñas partículas de LDL en absoluto.

Esto es fenomenal, ya que son las pequeñas partículas densas de LDL que causan la inflamación y no las partículas grandes. Además, los marcadores de la inflamación eran prácticamente inexistentes, mostrando que no tenía inflamación en su cuerpo en absoluto. En términos generales, su experimento alimenticio de un mes de duración con un alto contenido de grasa y sin carbohidratos demostró que:
Comer grasa ayuda a perder grasa
Comer grasas saturadas disminuye los factores de riesgo de las enfermedades del corazón
Independientemente de su predisposición genética su alimentación es el factor determinante

También me gustaría añadir que sus resultados muestran los beneficios de una alimentación alta en grasas y baja en carbohidratos para los atletas, quienes aún están convencidos de que este tipo de alimentación los hará pesados y lentos. Por el contrario, O’Neill rompe su propio récord atlético durante su experimento, y se refiere a su renovado sentido de vigor, al sentirse como un “cordero en primavera.”

Estos niveles de energía elevados y sostenidos son un sello distintivo de la cetogénesis, donde su cuerpo está quemando grasa en lugar de azúcar como combustible principal. Cuando su cuerpo quema la grasa, usted no experimenta los choques energéticos asociados con los carbohidratos.
Las Grasas Saturadas y el Colesterol Son Necesarios para Una Salud Óptima


Contrariamente a la creencia popular, las grasas saturadas de origen animal y vegetal proporcionan una serie de beneficios importantes para la salud, y su cuerpo las necesita para el correcto funcionamiento de su:
Membranas celulares Corazón Huesos (para asimilar calcio)
Hígado Pulmones Hormonas
Sistema inmunológico Saciedad (reduciendo el hambre) Regulación genética


El colesterol: otro componente alimentario injustamente denigrado, también lleva a cabo funciones esenciales dentro de las membranas celulares y es fundamental para el funcionamiento apropiado del cerebro y producción de hormonas esteroides, incluyendo las hormonas sexuales. La vitamina D también se sintetiza a partir de un pariente cercano del colesterol: 7 dehidrocolesterol.

Su cuerpo está compuesto por billones de células que necesitan interactuar unas con otras. El colesterol es una de las moléculas que permiten que estas interacciones se lleven a cabo. Por ejemplo, el colesterol es el precursor de los ácidos biliares, así que sin suficientes cantidades de colesterol, su sistema digestivo puede verse afectado negativamente. También es fundamental para la formación de sinapsis en el cerebro, es decir, las conexiones entre las neuronas, las cuales le permiten pensar, aprender cosas nuevas, y formar recuerdos. De hecho, hay razones para creer que las dietas bajas en grasa y/o medicamentos para reducir el colesterol, pueden causar o contribuir a la enfermedad de Alzheimer.(3)
Sustituir los Carbohidratos Refinados con Grasas Saludables, Es la Solución para la Mayoría de sus Problemas de Salud


Las enfermedades crónicas más subyacentes, como la obesidad, la diabetes tipo 2, enfermedades del corazón y el cáncer son inflamatorias y resistentes a la insulina y a la leptina. 

Cuando usted come carbohidratos, el azúcar en sangre, la insulina y la leptina se elevan temporalmente y este aumento es muy pro-inflamatorio. Cuando usted tiene una inflamación, se presenta una enfermedad y una disfunción. 

Un excelente editorial de la revista Open Heart (4) revisa las consecuencias cardiometabólicas al substituir las grasas saturadas por carbohidratos, que incluye lo siguiente:

Cambia al perfil lipídico aterogénico global (disminuye el HDL, aumenta los triglicéridos y la relación entre ApoB/ApoA-1) Aumenta el riesgo de enfermedad coronaria, eventos cardiovasculares y muerte por enfermedades del corazón y aumento de la mortalidad general (todas las causas) Aumenta los marcadores trombógenos
Aumenta del LDL oxidado Aumenta de la inflamación Reduce el HDL
Altera la tolerancia a la glucosa, aumenta grasa corporal, aumenta de peso, obesidad y diabetes Aumenta las pequeñas partículas de LDL de alta densidad Aumenta el riesgo de cáncer


La respuesta, entonces recae en evitar estos aumentos inflamatorios de azúcar, insulina y leptina en la sangre y revertir la resistencia a la insulina y a la leptina. Para ello, es necesario:
Evitar el azúcar refinada, fructosa procesada, y granos. Esto significa evitar los alimentos procesados, ya que están cargados de estos ingredientes, junto con otros productos químicos que pueden causar estragos metabólicos
Consumir una alimentación saludable a base de alimentos enteros de preferencia orgánicos y reemplazar los carbohidratos de granos con:
Cantidades moderadas de proteína de alta calidad de animales orgánicos, alimentados con pasto o de pastoreo (esto es para asegurarse de no consumir antibióticos, organismos transgénicos y un perfil de grasa nutricional alterado relacionado con los animales de las granjas industriales)
Altas cantidades de grasas saludables de alta calidad (saturadas y monoinsaturadas). Muchos expertos en salud creen que si usted es resistente a la insulina o la leptina, ya que el 85 por ciento de la población de Estados Unidos lo es, probablemente necesita alrededor de 50 a 85 por ciento de sus calorías diarias en forma de grasas saludables para una salud óptima. 

Algunas fuentes excelentes son el coco, aceite de coco, aguacate, mantequilla, frutos secos (especialmente nueces de macadamia), y grasas animales. Evite todas las grasas trans y los aceites vegetales procesados ​​(como el aceite de soya y canola). También tome una fuente de alta calidad de grasas omega-3 de origen animal, como el aceite de kril.

Consuma la mayor cantidad posible de vegetales. El jugo de vegetales es una buena manera de aumentar su consumo de vegetales

Otra sugerencia adicional es implementar el ayuno intermitente, ya que mejorará radicalmente su capacidad de quemar grasa como su principal combustible. Esto también ayudará a restaurar la señalización óptima de leptina e insulina.

¿Cuál es el Problema con la Proteína?


El Dr. Rosedale, que fue uno de mis mentores principales sobre la importancia de la insulina y la leptina, fue uno de los primeros profesionales en defender la alimentación baja en carbohidratos y moderada en proteínas (y por lo tanto, alta en grasas). Esto era lo contrario a lo que la mayoría de los defensores de bajo en carbohidratos, aceptaban y siguen aceptando, el uso de proteína como un reemplazo a los carbohidratos.

El problema es que, junto con los granos, la mayoría de las personas en Estados Unidos tienden a comer demasiada proteína. Mientras que su cuerpo sin duda tiene un requerimiento de proteína, hay evidencia que sugiere que comer másproteína de lo que su cuerpo necesita, podría terminar alimentando el crecimiento del cáncer.

El Dr. Rosedale aconseja limitar su proteína a un gramo de proteína por kilogramo de masa corporal magra (o 0.5 gramos por kilo de peso magro corporal). Para la mayoría de las personas, esto significa reducir la proteína a aproximadamente 35 a 75 gramos por día. Las mujeres embarazadas y las personas que hacen ejercicio intenso necesitan alrededor de un 25 por ciento más. Creo que esta teoría es digna de consideración. Sin embargo, la clave, es agregar grasas saludables para reemplazar los carbohidratos y las calorías de proteínas que elimina de su alimentación. Una vez más, las fuentes de grasas saludables incluyen:
Aceitunas y aceite de oliva Cocos y aceite de coco Mantequilla hecha de leche orgánica
Nueces crudas orgánicas, especialmente las nueces de macadamia y nueces pecanas, que tienen alto contenido de grasa y baja en proteínas Yemas de huevo de gallinas de pastoreo y carnes de animales alimentados con pastura Aguacates

Tome las Riendas de su Salud

La investigación innovadora como la del Dr. Robert Lustig y la del Dr. Richard Johnson (autor de los libros, The Sugar Fix yThe Fat Switch) identifica claramente la causa fundamental de la obesidad, diabetes, enfermedades del corazón y otras numerosas enfermedades crónicas, y no es la grasa sino el azúcar refinada—particularmente fructosa– consumida en cantidades excesivas. Su investigación y la de los demás, nos proporciona una solución clara a nuestra situación actual. En resumen, si desea normalizar su peso y proteger su salud, necesita solucionar su resistencia a la insulina y la leptina, que es el resultado de una alimentación demasiado rica en azúcares y granos.

Para una guía completa, échele un vistazo a mi plan de nutrición optimizado. Sin embargo en términos generales, lo ideal sería que se centrara en consumir alimentos enteros, de preferencia orgánicos, sin procesar o mínimamente procesados. Para obtener los mejores beneficios de nutrición y salud, también asegúrese de consumir una buena porción de alimentos crudos (sin cocinar).

El azúcar es altamente adictiva, y si usted es como la mayoría de la gente, probablemente es adicto a los antojos. Sólo tenga en mente que una vez que su cuerpo se acostumbra a quemar grasa en lugar de azúcar como su principal combustible, los antojos desaparecerán. Muchos cereales y otros productos de granos no serían tan perjudiciales si no tuvieran tanta azúcar añadida. Incluso muchas marcas orgánicas contienen cantidades excesivas. Esto es lamentable, ya que muchas personas están muy instruidas a comer cereales en el desayuno. He estado trabajando en una línea de cereal bajo en azúcar desde hace algún tiempo, para proporcionarle una alternativa más saludable a las personas que realmente no quieren renunciar al cereal. Espero tenerlo listo pronto.

Por último, pero no menos importante, para todos ustedes que siguen preocupados por sus niveles de colesterol, tenga en cuenta que el 75 por ciento de su nivel de colesterol es producido por el hígado, que está influenciado por los niveles de insulina. Por lo tanto, si optimiza su nivel de insulina, optimizará automáticamente su nivel de colesterol, reduciendo así el riesgo de diabetes y enfermedades del corazón.

Además, recuerde que aunque la alimentación alta en grasas y baja en carbohidratos eleve el nivel de colesterol total y LDL, no significa automáticamente que su alimentación está aumentando sus factores de riesgo para la enfermedad cardíaca. Como lo que le sucedió a O’Neill en esta película, necesita analizar su número de partículas LDL. Partículas de grandes son buenas, mientras que las partículas más pequeñas, más densas pueden penetrar el revestimiento de las arterias y estimular la formación de la placa asociada con enfermedades del corazón. Las partículas grandes no aumentan el riesgo de enfermedades del corazón, mientras que las chicas sí. Para saber más acerca del conteo de partículas LDL y la manera de analizarlas, por favor échele un vistazo a mi entrevista anterior con Chris Kresser, L.Ac., que habla de esto más detalladamente.

Fuente: http://www.unmundodebrotes.com/2015/09/grasas-saludables-en-lugar-de-carbohidratos/

No hay comentarios:

Publicar un comentario