martes, 3 de noviembre de 2015

5 hábitos desintoxicantes que deberías incorporar en tu rutina diaria


Dentro de la higiene oral es muy importante que, además de cepillar los dientes, prestemos atención a la lengua y la limpiemos correctamente, ya que puede acumular bacterias.

Todos los días el organismo acumula una gran cantidad de desechos provenientes de la alimentación, la contaminación y otros factores a los que estamos expuestos en el ambiente.

Gracias a las funciones que desempeñan los llamados “órganos purificadores” gran parte de las toxinas son eliminadas para evitar que puedan llegar a las células del cuerpo y provocar diversas enfermedades.

No obstante, por el estilo de vida moderno y el sedentarismo al que muchos estamos sometidos, estos órganos están teniendo dificultades para llevar a cabo sus tareas y cada día hay más cuerpos intoxicados.

La gran mayoría lo ignora, pero lo cierto es que muchas de las molestias de salud que nos aquejan con regularidad tienen algún tipo de relación con los inconvenientes del cuerpo para depurarse.

Por esta razón, además de hacerse una desintoxicación regular, también es bueno empezar a incorporar en la rutina diaria algunos hábitos saludables que estimulen la limpieza general del cuerpo.

¿Listos para empezar el cambio?


1. Incrementar el consumo de agua


Una y mil veces se ha dicho cuán esencial resulta beber agua para mejorar el funcionamiento general de todo el cuerpo.

Aunque tenemos dificultades para consumir la cantidad adecuada, lo cierto es que su ingesta puede ayudar a mejorar la energía y vitalidad del organismo para aumentar el rendimiento físico y mental durante la jornada.


Pero, además, esta tiene la capacidad de regular la temperatura corporal, actúa como un lubricante de las articulaciones y contribuye a mantener un buen estado de la piel.

Su consumo es esencial para limpiar el cuerpo cada día, ya que facilita la expulsión de los desechos, mejora la función digestiva y estimula el sistema urinario.
Recomendación:
Dependiendo del peso corporal lo ideal es tomar de 6 a 8 vasos de agua al día, además de incluir más porciones de frutas y verduras para remplazar la pérdida de nutrientes que se expulsan con el sudor y la orina.

2. Hacer actividad física

La práctica regular de ejercicio es una excelente opción para mantenerse en forma física y mental.

Este hábito contribuye a mejorar la circulación sanguínea, facilita la eliminación de desechos y es una de las claves para mantener un peso estable y sano.

En general, aquellos que le dedican tiempo a su cuerpo con actividades físicas tienen una mejor calidad de vida y disminuyen el riesgo de desarrollar varias enfermedades crónicas.


Recomendación:

Es imposible que una persona sedentaria pueda hacer ejercicios intensos cuando aún no está acostumbrada.
Por lo tanto, lo idóneo es empezar a realizarlo poco a poco, dedicándole de 30 a 60 minutos a un entrenamiento de baja y media intensidad.


3. Limpiar la lengua


En la lengua todos los días se acumulan gérmenes y bacterias que se proliferan con la ayuda de los restos de comida que no son eliminados con la higiene bucal.

Es muy importante cepillar la lengua con suavidad para eliminar esas toxinas que pueden dar lugar a diversas infecciones.
Recomendación
Utilizar un cepillo dental suave o un limpiador de lengua para eliminar los restos de alimentos que allí se acumulan.
Incluir un enjuague bucal como parte de la higiene diaria.

4. Dormir bien

Una buena calidad de sueño es bastante importante no solo porque se renuevan las energías físicas y mentales, sino porque al dormir es cuando el organismo trabaja para eliminar ciertas toxinas que se acumulan durante la jornada.

Al tener un descanso adecuado el cuerpo se purifica por sí solo y desempeña funciones esenciales que no puede cumplir durante el día.

Por otro lado, este hábito influye en el estado del sistema nervioso, el humor y la concentración del día siguiente.
Recomendación:
Los expertos en salud aconsejan dormir un mínimo de 7 horas, aunque preferiblemente 8.

5. Comer alimentos probióticos


Los alimentos probióticos son aquellos que contienen microorganismos vivos, como las bacterias presentes en algunos yogures naturales.

Su ingesta regular ayuda a mantener un buen estado de la flora intestinal para fortalecer el sistema inmunológico y prevenir diversas enfermedades asociadas con la salud gastrointestinal.
Recomendación:

Incluir en la dieta más alimentos con cultivos de bacterias como:\

  • El yogur.
  • El kéfir.
  • Chocolate negro.
  • Pepinos encurtidos.
  • Col fermentada.

Ateniendo todas estas recomendaciones se pueden apoyar las funciones de limpieza de todo el organismo para impedir que las toxinas den lugar a las enfermedades.

Al principio puede ser difícil incorporarlas en la rutina diaria, pero lo cierto es que con disciplina y esfuerzo de puede lograr.


¡Ánimo!

Fuente: http://mejorconsalud.com/5-habitos-desintoxicantes-que-deberias-incorporar-en-tu-rutina-diaria/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada