viernes, 9 de octubre de 2015

¿Por qué las personas súper saludables comen estos diez alimentos?


Estar sano depende principalmente de sus hábitos alimenticios y del estilo de vida que adopte; es importante seguir una dieta equilibrada, llena de nutrientes y de compuestos que le hagan bien a su organismo. 

Comer de forma saludable tendrá un impacto positivo en su peso, en sus patrones de sueño, en el desarrollo de masa muscular, en su salud física y mental y en su sistema inmunológico, lo que evitará que contraiga enfermedades tanto leves como otras más amenazadoras. 

Sin embargo, no cualquier alimento aporta todos estos beneficios. De hecho, descubrirá que muchos individuos en buen estado físico consumen una gran variedad de productos, incluso algunos que no siempre reciben el tipo de reconocimiento que merecen.

Si ha estado recapacitando acerca de la forma en que se alimenta, a continuación le presentamos diez alimentos llenos de bondades para el organismo…
 



1. Maíz

Los vegetales son una parte importante de la alimentación y hay miles de razones por las que debería incorporarlos a sus porciones diarias. Éstos brindan nutrientes esenciales que reducen los riesgos de contraer distintos tipos de cáncer, obesidad, problemas cardiacos, entre otras enfermedades. Todos los vegetales son buenos, punto. Sin embargo, el maíz merece un reconocimiento especial gracias a las miles de bondades que se esconden en cada grano.

Puede que le resulte difícil creer que algo tan dulce pueda ser tan saludable, pero el maíz está lleno de fibra, de minerales y de vitaminas A, B y B6. Sí, tiene más carbohidratos que otros vegetales, pero sus beneficios superan ese detalle. Desafortunadamente, al ser un alimento de estación, durante ciertas épocas del año deberá recurrir al maíz congelado (en lugar de su versión enlatada).

2. Frijoles negros

Según donde haya nacido sabrá más o menos acerca de las bondades de los frijoles negros. Créame, las personas saludables no sólo los consumen porque están repletos de hierro, de calcio, de potasio, de fibra y de antioxidantes, además impactan de manera positiva en los niveles de azúcar en sangre y de colesterol y facilitan la digestión.

Son alimentos muy llenadores, por lo que si los incorpora a su almuerzo, se sentirá satisfecho por más tiempo. Lo mejor de todo es su alto contenido de proteínas; esto los convierte en un favorito de los veganos. Como sucede con otros productos, es mejor evitar las variedades enlatadas debido a los conservantes que se les aplican y a las cantidades de sodio que aportan. Sin embargo, preparar este tipo de frijoles es fácil, sano y económico.

3. Aguacates

Muchos expertos recomiendan incorporar aguacates a su dieta, ¡lleno de grasas y todo! Ciertos estudios realizados por WedMD y por otras fuentes confiables aseguran que las grasas buenas o monosaturadas presentes en estas frutas (sí, son frutas, no vegetales) ayudan a reducir el colesterol cuando se los consume con moderación. Además, hay tantas formas saludables de incorporarlas a nuestra dieta (batidos, sopas, salsas, ensaladas, aderezos) para aumentar nuestros niveles de potasio, de fibra, de proteínas y de vitaminas C y E.

Como si esto fuera poco, estas delicias de color verde han sido vinculadas con la reducción de niveles de colesterol y con la disminución de los riesgos de padecer enfermedades cardiacas, diabetes, accidentes cerebrovasculares y ciertos tipos de cáncer. Cabe mencionar que son excelentes antiinflamatorios naturales, por lo que los médicos se los recomiendan a los pacientes con artritis u otras afecciones que causan dolor.


4. Quinoa

La quinoa tiene tantos beneficios nutricionales que hasta a veces me pregunto por qué no la consumen más personas. El grano completo está lleno de proteínas, de fibras, de hierro y de magnesio y no su contenido calórico es insignificante. Estas semillas han sido demostrado mejorar la función cerebral y son capaces de aliviar las migrañas y de disminuir la presión sanguínea y los niveles de colesterol.

Como si esto fuera poco, al no tener gluten, constituyen un bocadillo especial para aquellos que sean intolerantes a este conjunto de proteínas. Su elevado contenido de proteínas las convierte en una opción favorita de los veganos y vegetarianos, que la utilizan como sustituto del arroz y de la pasta.


5. Huevos

El debate acerca de la bondad de los huevos parece no terminar nunca. Muchos aseguraban que la yema eleva el colesterol en la sangre y lo pone en riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, pero esta teoría ha sido descartada por algunas investigaciones que han demostrado lo contrario.

Un huevo completo está repleto de nutrientes — entre los que se incluyen vitaminas A, D, E y K y colina (una vitamina que reduce la inflamación y mejora la función cerebral). Además, son ricos en minerales, en vitaminas B2, B6, B12 y D, sus niveles de proteínas son altos y son bajos en grasas.



6. Papas

Todos hemos oído alguna vez que las batatas brindan grandes cantidades de antioxidantes y de nutrientes valiosos que previenen ciertas enfermedades cardiacas, reducen la inflamación y los niveles de azúcar en sangre y refuerzan el sistema inmunológico. Obviamente, los beneficios que aportan estos tubérculos son más que suficientes. La versatilidad de estos vegetales también facilita su incorporación a cualquier plan de alimentación. Sin embargo, por prestarles tanta atención a estas maravillas nos olvidamos de la papa regular.

Sí, las papas blancas de verdad son buenas para su salud dentro de una dieta balanceada y equilibrada. Una unidad de tamaño medio contiene 150 calorías, es baja en grasas saturadas y en colesterol y tiene un bonus de fibra si ingiere la piel. Lo que le dan tan mala reputación a estos alimentos son los métodos de cocción poco saludables y los aderezos (kétchup, mayonesa o crema agria). De hecho, estas delicias son valiosas fuentes de vitaminas C, B6, de potasio y de manganeso.


7. Brócoli

Cuando era niño, seguramente odiaba este vegetal… los repollitos de bruselas y el repollo también forman parte de la lista de “más odiados”. Como muchos, intenté superar mi rechazo y ahora los incorporo a cualquier platillo que pueda por muy buenas razones.

En primer lugar, están llenos de fibras, lo que significa que reducen la presión sanguínea y reducen los riesgos de padecer enfermedades cardiacas. Segundo, son capaces de fortalecer el sistema inmunológico gracias a la gran variedad de nutrientes y de vitaminas que esconden (vitaminas A, K, C, E, B1, B6, cromo, folato, fósforo, manganeso, potasio, cobre y fibra dietética) en sus sabrosos tallos.


8. Bayas

Me da la impresión de que cualquier baya es buena para la salud. Es cierto, las personas tratan de sacar provecho de su intenso sabor al incorporarlas a su dieta de manera saludable. Los arándanos se destacan por estar llenos de antioxidantes, que son capaces de disminuir los riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares.

Las frutillas también están llenas de bondades. En primer lugar, están repletas de fibras y de vitamina C y ambas reducen el colesterol. La baya roja y jugosa aporta mejoras en la piel y en la visión, además reduce los riesgos de desarrollar cáncer.

9. Filetes de cerdo

No es ningún secreto que el pollo y el pavo son carnes magras… a menos que los coma fritos o cubiertos de salsas altas en sodio, en grasa y en azúcar. Sin embargo, estas fuentes de proteínas saludables no son las únicas. Los filetes de cerdo (otro tipo de carne blanca) raras veces reciben el crédito que merecen — y esto puede deberse a que cuando piensa en cerdo, se le vienen a la mente tocino, salchichas y jamón. No todos los derivados del cerdo son sometidos al mismo proceso de producción.

De hecho, los filetes de cerdo son certificados por la American Heart Association. Además, estas delicias son bajas en grasa y en sodio, por lo que constituyen una excelente opción para quienes busquen alimentarse de manera más sana y equilibrada.



10. Bananas

Ninguna dieta saludable y equilibrada estaría completa sin frutas y vegetales y las bananas son una opción increíble a la hora de optar por un bocadillo. Son ricas en potasio, lo que normaliza la función cardiaca y mejora el funcionamiento nervioso y muscular. Su dulce sabor las convierte en ingredientes para miles de recetas sabrosas que los niños de cualquier edad siempre disfrutan.

Otro gran motivo para consumir bananas es que son capaces de mantenerlo lleno por mucho tiempo. Tienen contenidos elevados de fibra y son bocadillos geniales para disfrutar a media mañana o como parte de su desayuno — junto con avena o algún otro cereal. La mejor parte de la historia es que una banana regular tiene entre 90 y 120 calorías.

Fuente: http://www.activebeat.com/esp/fitness-y-nutricion/por-que-las-personas-super-saludables-comen-estos-diez-alimentos/?utm_medium=cpc&utm_source=taboola&utm_campaign=AB_TBL_US-ESP_DESK&cus_widget=univision&utm_content=premium

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada