lunes, 19 de octubre de 2015

LOS ESTUDIOS CIENTÍFICOS NO CURAN ENFERMEDADES, LOS ALIMENTOS SÍ


Nos hemos vuelto dependiente de los medicamentos a lo largo de nuestra vida y ya tenemos ese pensamiento de que para mejorarnos hay que tomar una pastilla o inyectables.

Las grandes corporaciones farmacéuticas nos han hecho creer que para que algo natural funcione sobre nuestro cuerpo y tenga algún efecto positivo, ésto tiene que primero ser “comprobado” y “demostrado” basado en una variedad de requisitos que ellos se inventaron. 

En este artículo quiero decirles que eso no es así, el sentido común, la lógica y los simples hechos que podemos observar con nuestros ojos y experimentar son suficientes para corroborar mucho de lo que ya sabemos. Este método o sistema es aceptable en el mundo científico, pero en la vida real, ni siquiera es necesario.

Si hay algo en lo que muchas personas son bien rápidas en dudar, es que los alimentos y remedios naturales para curar enfermedades y promover la salud existen y son, en la mayoría de los casos, mucho mejor que los medicamentos y tratamientos convencionales que se encuentran disponibles hoy en día para tratar enfermedades, y esto a una fracción del costo monetario.

¡¿MEDICAMENTOS DE POR VIDA?!

Otro detalle que he notado, es que las personas no tienen problemas con aceptar el hecho de que se tienen que tomar un medicamento de por vida para poder controlar una situación o mantenerse vivos. El medicamento no cura, ni lo va a curar, ni lo está curando, ni tiene como propósito curar, simplemente esconde los síntomas y mantiene la situación como está sin eliminar la causa del problema.Aún así las personas beben estos medicamentos por décadas sintiéndose peor con cada año que pasa y la salud empeorando cada día.

Aun así somos humanos e intentamos, pero tan pronto pasa una semana se escucha, «eso no sirve», pero tienen 20 años bebiendo antibióticos y si paran un solo día tienen problemas, pero nadie se queja. La vida entera bebiendo medicamentos para el colesterol, por ejemplo, y si paran problemas graves ocurren, por otra parte, tan pronto se consume aceite de coco o vitamina B3, y los niveles colesterol reducen al par de semanas, la pregunta que surge es…, que si lo tienen que beber de por vida?.

LAS SOLUCIONES NATURALES SON LA NORMA, NO LA EXCEPCIÓN

Con el tiempo he aprendido que las curas más efectivas, son también las más coherentes, lógicas, naturales y sencillas. Todo el que le dedica tiempo y escucha una explicación del cómo y por qué algo funciona, tiende a cambiar su punto de vista sobre los productos naturales (los alimentos) que nos han mantenido con vida por millones de años.


Tenemos cientos de sistemas diversos de medicina a través del mundo. Las civilizaciones tradicionales crearon sistemas que utilizaron para mantenerse en salud y para combatir las plagas y enfermedades que los atacaban en esos momentos. En aquel entonces los estudios científicos no existían, pero sí existía el coco, la sábila, el noni, cacao, sal, agua, hierbas, ejercicios, etc. y sus beneficios eran tan reales 10,000 años atrás como los son ahora. Son métodos que están comprobados por su uso registrado por miles de años.

LOS ESTUDIOS CIENTÍFICOS NO CURAN ENFERMEDADES

Donde una gran parte de las personas se pierde es, en los estudios científicos. Los estudios científicos no curan enfermedades ni le dan cualidades curativas a los alimentos, ni suplementos, ni remedios caseros, ni medicamentos, ni a nada, que ya estos no poseían. 

Estos simplemente nos proveen más información sobre cómo estas sustancias funcionan y tal vez el por qué, así como corroborar algo que ya sabíamos o agregar a nuestra biblioteca de conocimientos, pero los beneficios y efectos sobre el cuerpo de los alimentos, existen antes de cualquier estudio y continuarán existiendo después. Eso corrobora que el efecto estaba ahí antes del estudio.

Por ejemplo, digamos que hoy se hace un estudio para ver los efectos del aceite de coco en los niveles de energía del cuerpo. Ya sabemos que el aceite de coco sube los niveles de energía porque podemos tomarlo y sentir este efecto, podemos verlo si algún pariente o amigo se lo toma, él también sentirá el efecto, está escrito en los textos ayurvédicos, en los registros médicos. 

Termina el estudio y los investigadores (un grupo de personas, no son dioses ni tienen 5 brazos, personas común y corriente que duermen, piensan, tienen problemas, enfermedades, conflictos, etc.) concluyen que sí, que el aceite de coco ayuda a promover positivamente los efectos de energía en el cuerpo.

Y viene mi pregunta, ¿qué pasa para las personas que sólo creen y se basan en estudios, si este estudio nunca se llevaba a cabo?, ¿Pierde el aceite de coco esta cualidad? O simplemente la persona que sólo cree en estudios está limitando su arsenal de herramientas para subir sus niveles de energía de forma natural y combatir enfermedades?

Sin importar lo que algunos puedan decir, los efectos de los alimentos existen y son reales e inevitables, estos efectos son obvios y los experimentamos día a día cada vez que nos alimentos, la información está disponible para todos ya que nuestros ancestros se dieron la tarea de registrarla para que nosotros la podamos utilizar.

Si me preguntas a mí, el que se limita a mejorar su salud basado sólo en estudios, o un solo sistema (con tantos sistemas diversos que hay disponible) se está quedando atrás, porque hay alimentos e hierbas que nunca van a ser estudiados y así sus beneficios negados a muchos, mientras que si nos abrimos mentalmente, podemos ganar acceso a los otros sistemas medicinales que existen y utilizarlos para nuestra ventaja.

Si una información no está disponible en un área, podemos buscar en otra y así sucesivamente hasta encontrar lo que buscamos. La parte más importante es saber que existe una alternativa, saber que hay opciones.

Fuente: http://ividasaludable.com/los-estudios-cientificos-no-curan-enfermedades-los-alimentos-si/

No hay comentarios:

Publicar un comentario