miércoles, 21 de octubre de 2015

8 grandes prácticas para deshacer esa grasa acumulada en el abdomen


Con estos increíbles ejercicios podrás fortalecer tus abdominales mientras te liberas de todo ese estrés y logras esa flexibilidad.

Si eres de las personas que hacen ejercicios, a lo mejor eres de aquellos que quizás pienses más en la estética. Pero se da el caso de que trabajar con los abdominales no solo es importante para lograr un vientre plano y que nos veamos mejor. 


También estos ejercicios ayudan los músculos para que nuestra columna vertebral tenga una curvatura correcta. Por lo tanto tener un torso fuerte ayuda a mejorar la postura y reducir los dolores de espalda. De paso como los abdominales envuelven y sostienen los órganos al trabajarlos se logra mejorar la digestión y el funcionamiento de los intestinos.

Para aquellas personas que nunca han practicado el yoga, este puede ser demasiado relajado como para poder tonificar sus músculos. Pero para quienes no lo crean casi todas las posiciones de yoga son posturas que requieren el uso de los abdominales, debido a que estos ayudan a proporcionar estabilidad.

Mediante la realización de estos ejercicios podrás fortalecer tus abdominales mientras mejoras la flexibilidad y liberas el estrés. Hacer esto concentrara toda tu atención en tu torso y te ayudara a trabajar en los músculos correctos.
La plancha


Para la realización de este ejercicio deberás de acostarte boca abajo y apoyar tus palmas a la altura del pecho. Elevarás tu cuerpo estirando los brazos. Procura mantener tu espalda recta y contraer los abdominales. Debes sostenerte con la punta de los pies. Mantén la postura entre uno y tres minutos. Repite de 5 a 10 veces.

La plancha con codos


Esta es una variante de la postura anterior. En este caso, en vez de apoyar las palmas, debes sostenerte sobre tus codos y la punta de tus pies. Contrae los abdominales para mantener la espalda bien derecha. Debes formar una línea recta con tu cuerpo, desde tu cabeza hasta los pies. Mantén la postura entre 1 y 3 minutos.

El árbol


Para este ejercicio colocaremos todo tu peso sobre tu pierna izquierda. Elevarás tu rodilla derecha hacia vuestro pecho. Toma el tobillo y apoya la planta del pie derecho sobre el lado interno de tu muslo izquierdo. Contrae bien los abdominales para mantener el equilibrio. En todo caso, si te sientes estable, junta tus palmas a la altura del pecho y eleva los brazos lentamente. Esto te ayudará fijar la vista en un punto específico. Mantén la postura por diez respiraciones profundas y cambia de pierna.

El barco


Para esta postura, nos vamos a sentar en el suelo con las piernas extendidas. Flexionaremos las rodillas y elevaremos las piernas llevando las rodillas hacia el pecho, manteniendo las pantorrillas paralelas al suelo. Acomódate e inhala mientras estiras tus piernas lentamente. Estira tus brazos de manera tal que tus palmas queden a los lados de tus rodillas. Procura mantener la espalda recta en todo momento y concéntrate en contraer los abdominales.

El puente


En esta posición deberás de acostarte boca arriba con las rodillas flexionadas. Sujeta tus tobillos con las manos. Inhala y eleva tu cadera tanto como puedas, sin despegar tus pies del suelo.

Angulo lateral en torsión


Para ello, juntaremos las palmas delante de tu pecho, como si estuvieras rezando. Adelanta tu pierna izquierda y dobla la rodilla para formar un ángulo de 90°. Recuerda, tu pierna derecha debe estar bien estirada. Contrae los abdominales y rota tu torso hacia la izquierda. Manteniendo la espalda bien recta, debes inclinarte sobre tu pierna izquierda y apoyar tu codo derecho sobre el muslo. Gira tu cuello para mirar al techo por encima del hombro izquierdo. Mantén la postura por diez respiraciones bien profundas. Regresa a la postura inicial y repite con la otra pierna.

El cuervo


En esta posición deberás de ponerte en cuclillas y apoyar tus manos sobre el suelo. Las rodillas deben estar lo más cerca posible de la parte de arriba de tus brazos. Separa los dedos de tus manos para que puedas sostenerte bien y, lentamente, levanta los pies para separarlos del piso. Mantén tu postura por 5 respiraciones.

Guerrero III


Para esta postura, deberás pararte con los pies juntos. Inhalar aire mientras extiendes tus brazos para formar una “T” con tu cuerpo. Exhala mientras llevas tus brazos y tu torso hacia adelante, flexionando tu cuerpo por la cadera. Levanta tu pierna derecha y mantenla bien recta. Contrae los abdominales y sostén la postura por cinco respiraciones. Luego, regresa a la posición inicial y repite con la otra pierna.

Fuente: http://estiloconsalud.com/8-grandes-practicas-para-deshacer-esa-grasa-acumulada-en-el-abdomen/

No hay comentarios:

Publicar un comentario