sábado, 17 de octubre de 2015

6 errores que no se deben cometer después de hacer ejercicio


Es muy importante que no confundamos las bebidas deportivas con las energéticas. Mientras que las deportivas nos ayudan a reponer minerales, las energéticas contienen estimulantes que pueden generar problemas nerviosos.

La actividad física y los ejercicios hacen parte de la vida de todas las personas. Suele variar la intensidad con la que se realizan, ya que hasta el simple hecho de pasear a la mascota o subir las escaleras también influye en el mejor rendimiento físico.

El gran problema que existe con esta práctica es que gran parte de las personas desconocen aquellos hábitos que pueden limitar los beneficios que le aporta a la salud.

Si bien, solo con realizarlos ya podemos hacer mucho por el cuerpo, también resulta primordial tener cuidado con las rutinas posteriores para garantizar sus buenos resultados y acelerar el proceso de recuperación muscular.

¿Cuáles son esos errores frecuentes que las personas cometen después de ejercitarse? ¿Será que los estás cometiendo? En esta oportunidad vamos a compartir 6 de ellos para que trates de corregirlos la próxima vez que entrenes o hagas actividad física intensa.

1. No consumir alimentos



Muchos pensarán que es más saludable evitar los alimentos después de haber realizado una rutina, ya que no se querrán ganar las calorías quemadas.

No obstante, no se trata de dejar de comer, sino de mejorar la calidad y cantidad de aquellas comidas que se ingieren.

Se aconseja esperar un máximo de 30 minutos para ingerir proteínas, carbohidratos o líquidos para acelerar la recuperación del cuerpo.

Dejar pasar más tiempo incrementa el riesgo de acumulación de grasa, atrofia muscular y estrés, todos causados por la producción excesiva de cortisol.

Además, a través del consumo de los alimentos adecuados después de ejercitarse, el cuerpo repone el glucógeno de los músculos para recuperarlos más rápido.

2. No beber suficiente agua

Una y mil veces se ha destacado la importancia de beber agua durante y después de entrenar. El inconveniente es que cientos de personas no la consumen en las cantidades suficientes o se atreven a sustituirlas por bebidas poco saludables como refrescos y gaseosas.

Otro error recurrente es pensar que solo se debe tomar líquido cuando se suda demasiado. ¡Ojo! La sudoración no está relacionada de forma directa con la cantidad de agua que se ingiere.

Este proceso es una respuesta natural del cuerpo para regular su temperatura.

El consumo de 6 u 8 vasos de agua al día mantiene el organismo hidratado y listo para asumir los retos físicos que se le presenten.

3. Ingerir bebidas energéticas



¡No se deben confundir las bebidas energéticas con las deportivas! Este error es bastante común entre las personas y cuando no se corrige puede conllevar a consecuencias graves de salud.

Los energizantes contienen compuestos estimulantes como la cafeína, el ginseng o la taurina, entre otros, los cuales pueden generar nerviosismo, ansiedad y en casos más graves problemas cardíacos.

Los líquidos deportivos están diseñados para reponer minerales y electrolitosdespués de hacer ejercicio intenso, pero no se deben consumir de forma regular porque también contienen azúcares y aditivos poco aconsejables.

En este caso la mejor alternativa son los licuados o el agua de coco, ambos 100% naturales y libres de compuestos dañinos para el cuerpo.

4. No dormir bien

Durante la noche se cumplen procesos importantes como la reparación de los tejidos cerebrales y físicos.

Pese a esto, muchos no le están dedicando el tiempo suficiente al descanso y están impidiendo que los músculos se reparen de manera adecuada.

El organismo requiere de 7 a 8 horas diarias de sueño sin interrupciones para recuperar los nutrientes y la energía gastada durante las actividades físicas.

5. Bañarse de inmediato


¡Cuidado! Lo más prudente es esperar una o dos horas después de terminar los entrenamientos para tomar una ducha.

Al finalizar los ejercicios el cuerpo alcanza una temperatura que varía entre 38 y 39.5 °C. De exponerse de forma brusca al frío del agua puede originar alteraciones en la circulación y la presión arterial.

6. Comer comidas de difícil digestión

No está bien dejar de comer tras hacer ejercicio. Sin embargo, tampoco se deben elegir aquellos alimentos de difícil digestión como, por ejemplo:

  • Carnes rojas.
  • Pan blanco.
  • Chocolate.
  • Pizza.
  • Lácteos.

Además de ser ricos en grasas, estos alimentos dificultan los procesos metabólicos del cuerpo que siguen activos tras hacer actividad física.

Por si fuera poco, la mayoría generan un incremento en los niveles de azúcar en la sangre, lo que actúa de forma directa en los problemas para perder peso corporal.

Fuente: http://mejorconsalud.com/6-errores-que-no-se-deben-cometer-despues-de-hacer-ejercicio/

No hay comentarios:

Publicar un comentario