jueves, 3 de septiembre de 2015

Hipersensibilidad e inflamación en los senos: causas que debemos tener en cuenta


La inflamación en los senos puede deberse a varios motivos, como cambios hormonales o el consumo de determinados medicamentos. Para combatir este proceso inflamatorio incrementa el consumo de vitaminas B y E
Si hay algo común y comprensible es asustarnos en cuanto sentimos algún pequeño cambio en nuestros cuerpo. La inflamación en los senos y la hipersensibilidad es,por ejemplo, una de las mayores causas de alarma.

Solemos ponernos en lo peor, pero en realidad suele ser resultado de un proceso normal de nuestro cuerpo como respuesta a esos cambios hormonales que preceden a la menstruación.

En la mayoría de los casos no es nada grave, no obstante, vale la pena conocer qué aspectos sí deberíamos tener en cuenta para nuestra tranquilidad y seguridad.

Te invitamos a conocer con nosotros las principales causas de la inflamación en los senos.

Me duelen los pechos y los noto inflamados: ¿A qué se debe?

No importa la edad que tengamos: adolescentes, jóvenes o mujeres que alcanzan ya la edad menopáusica, todas sentimos de forma regular esa molestia, esa inflamación.

No obstante, como siempre ocurre en estos casos, cuando nuestro cuerpo evidencia una molestia o un dolor, es un síntoma de algún proceso subyacente. Veamos ahora a qué suele deberse la inflamación en los senos.
1. El ciclo menstrual


Es la causa más común y coincide casi siempre en los días previos a la menstruación o, en su caso, a la ovulación.

Notarás, además, otro tipo de molestias que acompañan a este dolor, como es la hinchazón de las mamas, presión y calambres en el vientre e incluso cierta pesadez en la parte baja de la espalda. Se debe al ciclo normal de la menstruación.

Todo ello tiene como origen un aumento de las hormonas en sangre a causa de la liberación del óvulo. Habrá meses en que lo sintamos más y épocas en que la inflamación en los senos y el dolor sea más llevadero.

2. El embarazo

Esta es una causa evidente que, sin lugar a dudas, ya tenías en cuenta. Ahora bien, toda mujer que ha pasado por el embarazo conoce ese dolor intenso en los senos que se produce durante esta etapa, y sabe que, en cierta forma, es diferente al que sentimos durante la menstruación.

Los senos de una mujer embarazada se hinchan y duelen a causa de que los conductos de la leche se están ampliando.

Suele ser una de los primeros síntomas del embarazo y que suele evidenciarse, por término medio, a las dos semanas de la concepción.

Si vieras cambios muy drásticos en tus pechos durante el embarazo o en la lactancia como, por ejemplo, un color en tus areolas, o un dolor muy intenso que irradia a tu espalda, no dudes en acudir al médico.

Es importante tener controlados todos estos síntomas, porque podrían deberse a una mastitis.

3. Algunos medicamentos

Debemos tener en cuenta los efectos secundarios que pueden ocasionarnos diversos tipos de fármacos.


Por eso, siempre merece la pena consultar con tu médico qué posibles efectos pueden traernos determinados tratamientos en nuestro cuerpo:

Los más comunes suelen ser las píldoras anticonceptivas y los medicamentos de reemplazo hormonal, a causa de la progesterona y el estrógeno.

Los medicamentos antidepresivos o esteroides anabólicos también suelen ocasionar inflamación en los senos en muchas pacientes.

4. La mastitis


La mastitis tiene su origen en un obstrucción de los conductos de la leche. La causa suele ser una infección por una bacteria o un hongo, y por eso debes tener en cuenta estos síntomas:

Enrojecimiento de los senos.

Dolor muy intenso e incluso molestia con el simple roce de la ropa.

Fiebre.

5. Presencia de quistes en las mamas

Otra de las causas de la inflamación en los senos es la posible presencia de quistes.

No debes preocuparte porque, en la mayoría de los casos, no es una dolencia grave, pero como aun así, deberás someterte al tratamiento que te indique tu médico.

Los quistes mamarios son saquitos llenos de líquido que se forman en el interior de los senos y, en su gran mayoría, son benignos.

La mayoría de las veces pueden palparse con una simple autoexploración. No obstante, no olvides pautar tus revisiones médicas y tus mamografías para prevenir y tratar estos problemas que, como decimos, suelen ser muy comunes en la mujer.

¿Cómo reducir las molestias por la inflamación en los senos?


Sería interesante que, para no aumentar aún más el proceso inflamatorio, evitaras el consumo de grasas saturadas, de dulces, de sal, café, chocolates… En especial durante el periodo premenstrual.

Si bien es cierto que los analgésicos pueden ayudarte a reducir el dolor, si lo prefieres, puedes probar primero con una infusión de jengibre o de salvia. 

Suelen ser antiinflamatorios naturales muy adecuados.

Eleva el consumo de alimentos ricos en vitamina E y vitamina B, ya que con ellos combatimos estos procesos inflamatorios:

  • Almendras
  • Aguacates
  • Aceite de oliva
  • Espinacas
  • Brócoli
  • Coles de Bruselas
  • Nueces
  • Semillas de lino
Evita el uso de sujetadores muy ajustados. Ten en cuenta además que, durante la ovulación, el volumen de tu pecho va a aumentar, de ahí la conveniencia de tener alguno más con una talla un poco mayor.

Es aconsejable mantenernos siempre en un peso adecuado. En ocasiones, los kilos de más pueden propiciar los procesos inflamatorios debido a la presencia de esas grasas y lípidos en nuestro organismo.

Utiliza compresas con agua de lavanda o romero frescas para aliviar esas posibles molestias a causa de la inflamación en los senos.

Fuente: http://mejorconsalud.com/hipersensibilidad-e-inflamacion-en-los-senos/

No hay comentarios:

Publicar un comentario