miércoles, 16 de septiembre de 2015

Cómo luchar contra la oxidación en venas y arterias


Es muy importante que compaginemos una dieta equilibrada con una actividad física regular y que evitemos el tabaco y otros hábitos nocivos para que mantener la salud de las arterias

La oxidación en venas y arterias está producida por el ataque de los radicales libres, así como por la inflamación ocasionada por determinados alimentos y hábitos de vida poco saludables.

Existen además agentes que actúan como prooxidantes capaces de incrementar el riesgo de determinadas enfermedades cardíacas, como es el caso de la nicotina. Nuestra dieta, e incluso la propia atmósfera, con sus habituales índices de contaminación, también pueden acelerar la oxidación de venas y arterias.

¿Quiere decir eso que no se puede hacer nada frente al ataque continuo de los radicales libres? Está claro que no podemos evitar el paso del tiempo y la influencia de estos elementos en nuestro organismo.

Ahora bien, el mantener unas pautas diarias en nuestra alimentación y seguir unas estrategias sencillas pueden protegernos de una forma muy efectiva.

Te invitamos a descubrirlas y a ponerlas en práctica.

Consecuencias de la oxidación arterial

El ser más o menos vulnerable al ataque de los radicales libres depende muchas veces de nuestra propia salud. Un organismo habituado a las toxinas procedentes de una alimentación alta en grasas, en azúcares, o en materiales perjudiciales derivados del tabaco, siempre sentirá en mayor grado los efectos de la oxidación.

Diversas investigaciones nos demuestran, por ejemplo, que el estrés oxidativo producido por un incremento de los radicales libres deriva en una bajada del óxido nítrico, y que ello ocasiona un aumento de la presión arterial.

Es decir, necesitamos mantener un equilibrio interno. Si por razones evidentes ya no nos es imposible protegernos de la influencia de los radicales libres ambientales, no vale la pena incrementar nuestra vulnerabilidad a través de una mala alimentación, y a través de hábitos tan peligrosos como el sedentarismo o el tabaco.

Te damos unos pocos ejemplos de las graves consecuencias que la oxidación arterial puede ocasionarnos:

La oxidación arterial va produciendo de forma progresiva una obstrucción de las arterias del corazón. El riesgo de infarto es muy elevado. 


La oxidación arterial, además, genera una circulación sanguínea poco eficiente. Poco a poco, notaremos hormigueo en las piernas, frío en los pies… ¿La razón? El riego sanguíneo ya no llega de forma tan adecuada a las extremidades inferiores. 


Otro dato que debemos tener muy en cuenta es que la oxidación arterial va a producir también que la sangre no fluya de manera óptima a nivel cerebral. Con los años, cabe el riesgo de sufrir demencias. 


Los vasos sanguíneos se debilitan, dejan de ser flexibles y pueden aparecer aneurismas. 


Hay un dato que tampoco debemos olvidar, algo tan común pero a la vez tan peligroso como la oxidación arterial va a hacer que nuestra sangre y nuestro organismo sean cada vez menos ricos en nutrientes.

Almacenamos un alto índice de toxinas y todo ello va a hacer que aparezca la inflamación y el dolor articular
 

Receta natural para reducir la oxidación arterial


Existen muchas maneras de prevenir y luchar contra la oxidación arterial. El mantener hábitos saludables de vida es primordial, así como incluir en nuestra dieta sencillos remedios naturales que nos van a venir muy bien.

Te invitamos a probar esta receta a base de almendras y avena.

¿Qué necesito? 


5 cucharadas de avena integral orgánica (50 g)
6 almendras
1 vaso de agua (200 ml)
1 cucharada de miel (25 g)
 

Preparación 

Si lo deseamos podemos usar avena instantánea. En este caso, utilizaremos avena integral y de cultivo orgánico, que suelen vender en las tiendas naturales especializadas. Para prepararla, la dejaremos en remojo toda una noche y, al día siguiente, retiraremos el agua y nos quedaremos con la avena para hacer la cocción. 


Basta con poner a hervir ese vaso de agua y permitir que la avena vaya cociéndose. Añade también esa cucharada de miel y no dejes de remover. Reserva. 


Ahora picaremos bien esas 6 almendras, para después mezclarlas con nuestra bebida de avena y miel. Utiliza la batidora, si lo deseas, para obtener un licuado más homogéneo. 


Podemos beberlo en nuestro desayuno, se trata de una bebida capaz de fortalecer nuestras venas y arterias protegiéndolas de la oxidación celular. 


Claves básicas para luchar contra la oxidación en venas y arterias

 
Consume jugo de granada natural. 

Elimina de tu dieta la sal, las harinas blancas, el azúcar y todos los alimentos precocinados o con muchos conservantes artificiales. 


Si eres fumador, empieza a luchar contra este hábito tan peligroso.


Aumenta el consumo de ácidos grasos saludables como los contenidos en el aceite de oliva, los frutos secos o los aguacates.

Eleva las dosis de vitamina B para luchar contra la oxidación de venas y arterias.


Puedes conseguirla mediante complementos que venden en las farmacias, o a través de todas las verduras de color verde. 

El consumo regular de probióticos también nos ayudan a aumentar la vitamina B. 

Incluye en tus desayunos una manzana. 


No dudes en hacer ejercicio cada día, en especial todos aquellos que sean aeróbicos y te obliguen a poner en marcha el corazón como, por ejemplo, salir a caminar. 


Evita el sobrepeso y no olvides establecer revisiones periódicas con tu médico. 


Fuente: http://mejorconsalud.com/luchar-la-oxidacion-venas-arterias/

No hay comentarios:

Publicar un comentario