jueves, 17 de septiembre de 2015

Así es como nos afecta el tiempo que dedicamos a echarnos la siesta según su duración


Como ya vimos, la forma en que dormimos puede decir mucho de nosotros y de nuestra personalidad, del mismo modo que las posturas que adoptamos mientras dormimos con nuestra pareja. 

También hemos hablado sobre las ventajas que tiene levantarse temprano, pues la gente que ha logrado el éxito asegura que siempre madruga. 

Pero, ¿qué pasa con la siesta?. Seamos francos, la palabra «siesta» tiene una mala reputación, asociada normalmente a los niños, las personas mayores y a la gente perezosa. 

Sin embargo, lo que seguramente no sabías es quemuchas de las mentes más brillantes fueron fanáticas de este hábito.

Leonardo da Vinci, por ejemplo, tomaba siestas cada cuatro horas para recargar sus baterías intelectuales; John F. Kennedy, cada mediodía durante el tiempo de su presidencia, se echaba la siesta junto a Jackie; y Thomas Edison solía romper sus períodos de trabajo de 72 horas con un montón de siestas rápidas.

Según un artículo publicado por la Escuela de Medicina de Harvard, “los resultados de un estudio neozelandés publicado en 2009, mostraron que los controladores aéreos que trabajan en el turno de noches obtuvieron mejores resultados en las pruebas de estado de alerta y rendimiento, si aprovechaban sus ratos libres para echarse una siesta”.


Por no mencionar que un estudio del sueño realizado por The Better Sleep Council reveló que el 48% de los estadounidenses aseguran estar privados de horas de sueño. Sin embargo, solo el 34% confirmó echarse la siesta regularmente.

Esto adquiere mucho sentido cuando es difícil estrujar el día para sacar tiempo para la siesta pero, ¿sabías que tan solo 10 minutos podrían hacer maravillas?. De hecho, la cantidad de tiempo que dedicamos a la siesta afectarnos de maneras muy distintas. 

En realidad, existe una siesta para todo tipo de ocasiones, solo tienes que elegir la tuya:

La siesta energética


10 o 20 minutos de siesta serán más que suficientes para cargar tus pilas. Un tipo de siesta clásica que viene bien para volver al trabajo rápidamente, para mejorar el aprendizaje, los niveles de alerta y algunas habilidades como tocar un instrumento o escribir.

Consejo: para la siesta energética puedes utilizar un lápiz

Albert Einstein sujetaba un lápiz mientras dormía. Cuando este caía, era hora de despertarse. Salvador Dalí también era fan de este pequeño truco, excepto porque utilizaba una llave en lugar de un lapicero. Debe ser que tuviese el sueño más profundo y necesitase un sonido más fuerte.

La siesta turbo


También conocida como la “siesta de la NASA” a raíz de un estudio de la misma agencia realizado en 1995, en el que los científicos aseguraban que 26 minutos exactos de siesta, conseguían mejorar el rendimiento de los pilotos en un 54%. Este tipo de siesta es fantástico si tienes que seguir trabajando fuera de tiempo.

Consejo: la siesta turbo funciona mejor con una taza de café


Puede parecer contradictorio, pero si partimos de la base en que la cafeína tarda unos 45 minutos en hacer efecto, tomar una taza de café justo antes de esta siesta conseguirá maximizar el efecto del estado de alerta por dos motivos: por haber descansado esos 26 minutos y por la cafeína en nuestro organismo.


La siesta de máximo rendimiento

Según Sara Mednick, profesora de psicología en la Universidad de California, esta siesta es ideal para mejorar la memoria cognitiva, que tiene que ver con los recuerdos. Por tanto, es mejor echarse una siesta de 60 minutos antes de una reunión importante o una gran presentación.

Consejo:
la siesta de máximo rendimiento puede impulsarse gracias a la ayuda de un teléfono


Pon una alarma en tu teléfono para asegurarte de que te despierta en el momento adecuado. Asegúrate de que el altavoz esté activado, pero no demasiado fuerte.

Siesta de ciclo completo


Se llama así porque, con 90 minutos de sueño habremos completado el ciclo de sueño. Según Mednick, ste tipo de siesta “mejora la creatividad y la memoria emocional y de procedimiento, tales como aprender a montar en bicicleta”. Por tanto, estas siestas son ideales antes de la fecha límite de un proyecto o un gran examen.

Consejo: para este tipo de siesta puedes utilizar un antifaz para dormir


Con el fin de lograr un sueño profundo, la máscara puede ser una opción fantástica para crear un ambiente más propicio para dormirnos mucho más rápido.

Fuente: littlethings
Fuente:http://lavozdelmuro.net/asi-es-como-nos-afecta-el-tiempo-que-dedicamos-a-echarnos-la-siesta-segun-su-duracion/

No hay comentarios:

Publicar un comentario