domingo, 23 de agosto de 2015

VÉRTIGO


Trastorno que causa en quien lo padece una impresión subjetiva o una ilusión de movimiento (desplazamiento lineal o giratorio) del propio cuerpo o de los objetos en torno de su cuerpo con respecto al mundo exterior.

El vértigo suele presentarse en forma de crisis o de ataques (después de un movimiento intenso y duradero en completo reposo) cuya duración varía, desde unos minutos a varios días, y se vincula, por lo común, a alteraciones más o menos graves del sentido del equilibrio.

El principal síntoma del vértigo es la sensación de movimiento que se acompaña, usualmente, de una pérdida del equilibrio que obliga a la persona afectada a tenderse o a detener la marcha. A veces, se asocia asimismo a náuseas, vómitos, palidez y sudoración.

Si el vértigo tiene relación con un problema de oídos, es posible que, además, se manifieste zumbido y disminución de la capacidad auditiva.

Es importante observar que el vértigo es un síntoma y no una enfermedad como tal y puede tener varias causas como las siguientes:


-Enfermedad de Meniere: consiste en la aparición de episodios repetitivos de vértigo muy intenso, que duran horas o incluso días, y que se acompañan de acufenos (ruidos pitidos), distorsión de los sonidos y pérdida de audición. Se produce por una inflamación del oído interno, y por tanto, del órgano del equilibrio, y puede desembocar en sordera.

-Vértigo por tóxicos: es aquel que se produce como consecuencia de la toma de determinados medicamentos, especialmente un tipo de antibióticos llamados aminoglucósidos, y ciertos diuréticos como la furosemida.

-Vértigo de origen tumoral: que aparece tardíamente tras la afectación del nervio acústico, normalmente por un tumor benigno del mismo, llamado neurinoma. Se manifiesta como episodios ligeros de sensación de inestabilidad que van empeorando con el crecimiento del tumor.

-Vértigo traumático: es el que aparece tras un traumatismo craneal directo o por intervenciones quirúrgicas en el oído, que provocan heridas en el órgano del equilibrio. Es muy típica la sensación vertiginosa que permanece durante unos días tras un accidente de tráfico en el que se produce un «latigazo» del cuello, sobre todo por un impacto posterior.

-Vértigo por infección del oído: se produce por la infección bacteriana o vírica del oído medio, con perforación del tímpano.

-Vértigo de origen cervical: es un tipo de vértigo que aparece en personas con artrosis de las vértebras cervicales o tras un golpe fuerte en las mismas y que se desencadena con los movimientos bruscos de cabeza y cuello.

-Isquemia vertebro basilar: nos referimos a! vértigo que precede o aparece con el infarto o hemorragia de la arteria vertebro basilar que riega el cerebelo (mala circulación de la sangre.

-Vértigo visual: que es el que se produce por alteraciones oculares (visión doble, gafas mal graduadas) y que cede al cerrar los ojos.

-Vértigo psíquico: que generalmente forma parte de una crisis de ansiedad, que cursa con hiperventilación (jadear) y palpitaciones. En otras ocasiones constituye un verdadero cuadro de fobia o pánico a las alturas.

-Vértigo por trastornos estomacales

Remedios populares


Remedio para el vértigo #1: Verter 1 cucharada de hojas de ginkgo biloba en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar. Tomar 1 taza de esta infusión al día. Este remedio ayuda a mejorar la circulación sanguínea en la cabeza lo cual reduce la posibilidad de aparición de vértigos y mareos.

Remedio para el vértigo #2: Hervir una raíz de jengibre lavada y picada en una taza de agua por 5 minutos. Colar, tapar y dejar refrescar. Tomar 1 taza tan pronto se sienta el malestar. Este remedio ayuda también en los casos de mareo, ya que tiene gran capacidad para eliminar la sensación de náusea

Remedio para el vértigo #3: Verter 1 cucharadita de flores secas de manzanilla y otra de romero en 1 taza de agua que esté hirviendo. Beber una taza cuando se sienta los primero signos del vértigo. Este remedio resulta ideal en los casos de vértigo ocasionados por problemas estomacales

Remedio para el vértigo #4: Hervir, por 10 minutos,1 cucharada de flores secas de lavanda en una taza de agua. Beber 1 o 2 tazas diarias. Este remedio se puede emplear cuando la persona sufre de vértigos nerviosos.

Remedio para el vértigo #5: Verter 2 cucharadas de pasiflora en 1/2 litro de agua y hervir por 10 minutos. Tomar 2 tazas al día cuando se sufre de vértigo por los nervios.

Remedio para el vértigo #6: Hervir, por 10 minutos,1 cucharadita de hojas secas de vid en una taza de agua. Tomar 1 o 2 tazas diarias si se sufre con cierta frecuencia de vértigo.
Este remedio ayuda a mejorar el riego cerebral lo que reduce los vértigos y mareos.


Remedio para el vértigo #7: Colocar un puñado de hojas frescas de albahaca en 1 litro de agua que esté hirviendo. Colar, tapar y dejar refrescar. Beber 3 tazas diarias si se siente frecuentes vértigos de origen estomacal

Remedio para el vértigo #8: Empapar un paño con alcohol y colocar sobre la frente. Dejar puesto durante 10 minutos. El olor penetrante del alcohol permitirá estabilizar quien sufre de vértigo de forma inmediata. Repetir nuevamente este remedio pasado una hora.


Remedio para el vértigo #9: Frotar suavemente la nariz, la frente y las sienes con unas gotas de vinagre

Remedio para el vértigo #10: Mezclar, a partes iguales, manzanilla, espliego, y hierbabuena y después extraer 1 cucharada. Verter en una taza de agua que esté hirviendo y dejar reposar durante 10 minutos. Añadir, si se desea, unas gotas de miel. Beber 1 taza dos veces al día (una en la mañana al levantarse y otro antes de dormir)
Recomendaciones

Recomendaciones generales

-Descontinuar el uso de fármacos, como a antibióticos o antiinflamatorios si se observa que tras su ingesta se experimenta vértigo.

-Evitar el consumo de sustancias tóxicas como el alcohol o el tabaco, ya que afectan, en ocasiones, a las estructuras sensoriales del oído interno y provocan crisis de vértigo y otros trastornos auditivos, como sordera, zumbido de oídos, etc.

Recomendaciones cuando se presencia un ataque de vértigo

-Primeramente la persona afectada por vértigo debe tumbarse, ya que la impresión de que se va a caer le provoca una sensación de angustia que incrementa su malestar. Es preciso mantener la calma y no olvidar que la intensidad del vértigo no se relaciona con la causa que lo produce, de modo que leves causas son capaces de desencadenar vértigos muy intensos.

-También, y en lo posible, deben evitarse los estímulos auditivos intensos, así como la luz muy fuerte, por lo que es preferible mantener una discreta iluminación en la habitación en que se encuentra la persona afectada.

-Conviene, además, acrecentar los estímulos visuales, puesto que son los pilares del equilibrio. De ahí, en contra de lo que generalmente se cree, la conveniencia de no cerrar los ojos, sino, por el contrario, de mantener la mirada fija en un punto concreto que sirva como referencia.

-No se puede hacer más, por lo que sólo cabe esperar a que el malestar disminuya progresivamente hasta que termine por completo.

Fuente: http://saludybellezaeternaa.blogspot.com/2015/03/vertigo.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario