martes, 4 de agosto de 2015

Trucos y estrategias ante la HS


Una vez que la hidrosadenitis hace aparición en nuestra vida, comienza un largo proceso de aprendizaje lleno de vivencias y experiencias inquietantes que nos asustan y angustian, nos preguntamos qué es esto, por qué nos pasa, adónde acudir, dónde está el tratamiento eficaz… 

Son la perplejidad y la angustia de los primeros momentos, el comienzo de un largo proceso.

En ese proceso, vamos conociendo cómo funciona la enfermedad en nuestro cuerpo, vamos descubriendo qué nos perjudica y qué nos alivia, y vamos convirtiéndonos poco a poco en gestores de nuestro bienestar. 

Lo que comienza siendo una maldición ante la que nos rebelamos, se convierte en una inevitable compañera que tenemos que llevar de la mejor manera posible y vamos desarrollando estrategias y encontrando recursos de gran ayuda.


He aquí algunas recomendaciones a tener en cuenta:
  1. Evita las prendas ajustadas que producen rozamiento e irritación en las zonas más sensibles, utiliza tejidos naturales como el algodón, sobre todo para la ropa interior.
  2. El estrés nos perjudica, evita hábitos y estilos de vida que lo provoquen.
  3. Controla los productos que entran en contacto con la piel (productos para la higiene, cosméticos, desodorantes, depilación,..). Utiliza aquellos que sean menos agresivos para la piel,
  4. El tabaco perjudica la salud en general, y además en nuestro caso puede empeorar la enfermedad.
  5. La obesidad hace que haya más zonas de piel en contacto unas con otras y más roce entre ellas. El ejercicio y los hábitos alimenticios saludables son siempre recomendables.
  6. Si necesitas utilizar gasas y esparadrapo utiliza el hipoalergénico y si es posible pégalo en la ropa en lugar de hacerlo directamente sobre la piel.
  7. Irás conociendo productos de todo tipo (pomadas antibióticas, productos naturales…). Utilízalos con cautela, cada uno va aprendiendo qué le funciona mejor y lo que a uno le va muy bien a otro no le sirve de nada.
  8. No te automediques nunca. Cualquier tratamiento que inicies debe ser siempre bajo prescripción y supervisión médica. A veces nos instalamos en actitudes negativas y nos dejamos llevar por los sentimientos de angustia, frustración… Comunicarnos con nuestro entorno, con otros afectados, con los servicios sanitarios, es una necesidad, un alivio y fuente de satisfacciones.
  9. No te autocastigues con sentimientos de culpa, vergüenza o aislamiento.
  10. Relaciónate con tu entorno con normalidad. Relacionarse, comunicarse, compartir es siempre gratificante y enriquecedor.
  11. Los profesionales de la salud están para ayudarnos. Por ahora no hay tratamientos definitivamente eficaces, pero sí que puedes conseguir alivio y mejorar tu calidad de vida. Manifiesta tus preocupaciones, dudas, necesidades y experiencias. Es importante mantener una relación de confianza y diálogo.
  12. La comunicación con otras personas afectadas es de gran ayuda: compartimos experiencias comunes, por lo que nos sentimos plenamente comprendidos, intercambiamos trucos, se rompe el sentimiento de «bichos raros» y de aislamiento.
  13. Tenemos motivos para la esperanza: hay una investigación en marcha, el primer paso para entender la HS, sus causas y su tratamiento; tenemos una asociación que nos sirve de marco para relacionarnos y para canalizar esfuerzos dirigidos a apoyar la investigación, dar a conocer la hidrosadenitis, mejorar nuestra calidad de vida, conseguir la atención adecuada por parte de los servicios sanitarioa… 

Y además de la HS tenemos otras cosas en nuestra vida que tenemos obligación dedisfrutar y desarrollar…


Mas Información:
Asociación de Enfermos de Hidrosadenitis
Fuente: http://www.asendhi.org/?p=218

No hay comentarios:

Publicar un comentario