lunes, 3 de agosto de 2015

La piña y sus aplicaciones terapéuticas


La piña contiene vitaminas A, B1, B2 y C, además de minerales como el calcio, fósforo, hierro, magnesio, potasio, yodo y cloro. 

Todos estos nutrientes la convierten en una fruta muy beneficiosa para la salud. Entérate de por qué deberías consumirla y aprende cómo incorporarla a tu dieta y cómo usarla para curar afecciones.

Propiedades terapéuticas

La piña posee una enzima llamada bromelina que actúa de manera similar a la enzima del jugo gástrico denominado pepsina, que es la que convierte a las proteínas en peptonas.

La bromelina podría ser muy efectiva en los siguientes casos:

Inflamaciones, edemas (acumulación de líquidos), heridas, infecciones y úlceras de la piel.

Ayudaría a mejorar la flebitis y desinflamar hemorroides.

Reduciría los dolores reumáticos, restaurando la flexibilidad de las articulaciones.

Estimularía la digestión y la actividad tanto del estómago como del intestino delgado. (En estos casos, se recomienda comer una o dos rodajas de piña fresca, bien masticada, de 30 a 45 minutos antes de cada comida).

Sobre el jugo de piña

Es antiséptico, y se sugiere tomarlo en casos de inflamación de la garganta. Aprovecha, ¡y hazte gárgaras para curarte!

También es posible utilizarlo para cuando tienes la boca inflamada, ya sea por un tratamiento dental o por caries. ¿Cómo? Solo necesitas embeber un algodón en este líquido, y dar suaves toques en la zona afectada.

Una fruta muy saludable

La piña también sería muy recomendada en casos de:

Falta de yodo, causando problemas de la glándula tiroides. Esta fruta posee yodo orgánico asimilable y de buena calidad.

En casos de hipoclorhidria (escaso ácido clorhídrico en el jugo gástrico). Se recomienda comer dos rodajas, media hora antes de la comida, para estimular la secreción del mismo.

Es apta para obesos, porque contiene pocos hidratos de carbono y es rica en agua fisiológica y celulosa.

Es normalizadora de la flora intestinal.

En los trastornos hepáticos, ayudaría a fluidificar la bilis.

Té de cáscara de piña

Cuando comas esta fruta, ¡no tires la cáscara! Mejor, úsala para preparar un delicioso té, que te ayudará a depurar la sangre. Te contamos cómo hacerlo a continuación:

Primero, corta y limpia la cáscara, y colócala en un recipiente junto con un litro (0.2 galones) de agua. Tapa y lleva al fuego medio hasta que hierva; luego baja al mínimo y continúa la cocción durante quince minutos. Deja reposar y filtra tu té antes de beberlo.

¿Lo mejor? Puedes consumirlo como una bebida caliente en invierno, y en verano se puede consumir frío, agregándole jugo de limón o de naranja

Beneficios para la piel

La piña es muy hidratante, y se recomienda para quienes tienen rostros con tendencia a la grasitud y poros dilatados, por lo que además de comerla, ¡también podrías utilizarla para cuidar tu cutis!

Solo necesitas colocar rodajas bien finas sobre la cara y el cuello, evitando cubrir los ojos. Deja que la fruta actúe durante quince minutos, antes de retirarla y tonificar con agua de rosas.

Ahora, ya sabes todas las opciones para sacar el máximo provecho de esta fruta. Eso sí: recuerda consultar a un especialista de la salud frente a cualquier síntoma adverso.

Fuente: http://vidasana.yahoo.com/post/124669653624/la-pi%C3%B1a-y-sus-aplicaciones-terap%C3%A9uticas

No hay comentarios:

Publicar un comentario