domingo, 12 de julio de 2015

Laurel y sus cualidades diuréticas, antiinflamatorias y protectoras del corazón


Esta planta ha sido usada desde la antigüedad, es un símbolo, se coronaban a los reyes y vencedores de la antigua Roma.

El laurel se asociaba a Dios al Sol y era considerada una planta sagrada. En la actualidad se usa en forma de coronas a los ganadores de diferentes competencias. 


Hoy en día es costumbre entre los católicos chilenos llevar a la iglesia, el Día de Ramos, un manojo de ramas de laurel para ser bendecidas y se llevan a casa, poniendo este ramo en los altares.

En las hojas de laurel se encuentra un aceite esencial que se compone de cineol y eugenol. Las semillas tienen una gran concentración de materias grasas, como el ácido linoleico y el ácido palmítico.

Las hojas de laurel poseen muchas propiedades que se atribuyen fundamentalmente a que poseen aceites esenciales y curan enfermedades como:

Mareos, melancolía, nerviosismo, pánicos, falta de voluntad, desgano, problemas de vejiga, pulmonares, dolor de estómago, parasitosis, digestión lenta, estrés, sordera, dolor de garganta, regulador menstrual, enfermedades cardiovasculares, dolores de articulaciones y musculatura, dolores de cabeza, despeja las vías respiratorias y aromatiza el ambiente.

El Laurel y sus cualidades diuréticas, antiinflamatorias y protectoras del corazón, hacen de esta planta una panacea dentro del mundo de las hierbas medicinales.

Sugerencias para el uso del laurel:

En infusión:

Para mejorar la digestión y regular la regla: Poner dos hojas pequeñas de laurel en una taza de agua hervida. Tomar dos a tres tazas al día.

Para levantar el ánimo: Dejar macerar tres hojas en agua fría toda la noche, luego beber esta agua por las mañanas al levantarse.

En aceite:

Para aliviar moretones, quemaduras y acné. Esto es ideal llevarlo en el botiquín para las vacaciones: Dejar remojando un puñado de bayas de laurel en 250 c/c de aceite de oliva durante 15 días. Colar y aplicar el aceite con una gasa sobre las lesiones de la piel.

En pomada:

Para calmar dolores articulares y musculares, también para curar herpes y enfermedades de la piel: Poner a hervir un puñado de hojas de laurel machacadas hasta consumir toda el agua. Colar antes que se enfríe dejando a un lado la grasa que se separa. Hacer fricciones con esta manteca sobre las zonas afectadas.

En baño:

Para tonificar músculos fláccidos y adoloridos: Hervir un puñado grande de bayas y hojas en dos litros de agua durante15 minutos. Colar y agregar al agua de la tina de baño.

Como fumigación:

Para despejar las vías respiratorias y aliviar dolores de cabeza: Encender hojas y aspirar el humo.

En la antigüedad se quemaban hojas de laurel y mirra en las habitaciones de enfermos para purificar el ambiente, su agradable perfume alejaba los malos olores.

Advertencia: No confundir el laurel con el laurel en flor, ya que es una planta ornamental de flores rosadas cuyas hojas, tallos, ramas, flores y semillas son altamente venenosas.

Fuente: http://www.ignisnatura.cl/laurel-y-sus-cualidades-diureticas-antiinflamatorias-y-protectoras-del-corazon/

No hay comentarios:

Publicar un comentario