lunes, 6 de julio de 2015

Gimnasia cerebral para ti y tus hijos


Desde que nacen, los niños comienzan a aprender al interactuar con otras personas y con su entorno. Por ello, cuando estimulas el derebro de tu bebé y de tus hijos a través del movimiento, les ayudas a explorar y adquirir destrezas y habilidades con más facilidad.

La gimnasia cerebral es una disciplina desarrollada en los años 80 diseñada para potenciar las capacidades motrices y neurológicas de personas de todas las edades. 

Estos movimientos ayudan a aprender de manera integral (utilizando todo el cerebro) y son muy útiles para estimular el desarrollo de los niños, ya que en los primeros seis años de vida se desarrollan funciones básicas como el control de la postura y el lenguaje.

¿Cómo funciona?

Conecta nuestros hemisferios cerebralesNuestro cerebro está dividido en dos hemisferios, izquierdo y derecho. El primero cumple con las funciones de orden racional y trabaja con números y palabras; el segundo se relaciona con la creatividad, la expresión de las emociones y la imaginación.

Al conectarlos, mejoramos nuestro aprendizaje haciéndolo más fácil y rápido.

Ejercicios

Tomar agua

El cuerpo humano se compone de dos terceras partes de agua, por ello es importante que tus hijos beban agua “simple”, que no sólo lo ayuda a hidratar el cuerpo y el cerebro, sino también a reducir el estrés.

Cómo realizarlo: entre más estrés, se debe tomar más agua. La forma de tomarla es en pequeños sorbos y dejarla tres segundos en la boca, con el objetivo de que las células gustativas absorban el oxígeno que llegará al cerebro.

Beneficios:

-Correcta actividad eléctrica y química entre el cerebro y el sistema nervioso
-Ayuda al almacenamiento y a una adecuada recuperación de la información
-Aumenta el nivel de energía



Botones del cerebro

Es un masaje profundo que se hace bajo el hueso de la clavícula a la derecha e izquierda del esternón, esto nos ayuda a generar un mayor flujo de energía a nuestro cuerpo.

Cómo realizarlo: coloca el pulgar derecho debajo de la clavícula (en el tejido blando) y del lado izquierdo de ésta, pon tus dedos índice y medio; masajea ambos puntos en forma circular. Mantén tu mano izquierda extendida encima del ombligo sin realizar ningún movimiento.

Beneficios: 

-Regula la activación de los neurotransmisores en la sinapsis del hemisferio derecho al izquierdo y viceversa

-Aumenta el flujo de energía electromagnética del cuerpo

-Equilibra de ambos lados del cuerpo

-Te sugerimos practicarlo con tu bebé en la mañana o al iniciar cualquier actividad. 

Si tu hijo es un poco más grande, es recomendable que lo practiquen antes de ir a la escuela y entre cada actividad. Verte a ti o a papá realizarlo es esencial para que tu hijo lo integre a su rutina.




Marcha cruzada

Con este movimiento alternado se activan simultáneamente los hemisferios cerebrales y los lados del cuerpo.

Cómo realizarlo: toca tu rodilla derecha con la palma de la mano izquierda y viceversa. Para practicarlo con tu bebé, recuéstalo sobre una superficie cómoda, y, sin forzarlo, repite el ejercicio durante varios minutos. Para niños más grandes, se puede realizar con música de fondo. 

Te recomendamos realizarlo en el mismo horario que el ejercicio anterior.

Beneficios:

-Facilita la coordinación de ambos lados del cuerpo
-Activa el área del lenguaje
-Reduce el estrés

Ganchos

Conecta todos los circuitos de energía del cuerpo y activa su energía eléctrica cuando está bloqueado.

Cómo realizarlo: estira los brazos hacia el frente y giran las manos para colocar dorso con dorso. Luego, cruza la mano derecha encima de la izquierda y junta las palmas entrelazando los dedos. 

Mantén esta posición y llévalas adentro y hacia el pecho. Con las piernas estiradas, coloca la pierna derecha encima de la izquierda. 

Luego cambia con la otra mano y la otra pierna. Posteriormente junta las yemas de los dedos de ambas manos.

Podrás hacerlo con tu bebé siempre y cuando su motricidad esté lo suficientemente desarrollada. En lugar de hacer el ejercicio tal como se muestra, deben realizar la siguiente variación: colocar las manos sobre los hombros o en las axilas (como abrazándose) y cruzar las piernas estiradas.

En el caso de los niños, sirve para relajarlos de algún estado emocional acelerado. Al hacer el movimiento, pídele que “pegue” la lengua al paladar y que respire solamente por la nariz. 

Es importante alternar las manos cuando se hace el cruce; si la mano derecha cruza por delante, la pierna derecha también lo hará y viceversa.
Beneficios:

-Facilita el manejo emocional
-Aumenta la atención
-Ayuda a manejar el estrés


Recuerda que cada niño es diferente y tiene su propio ritmo de desarrollo motriz. Su desarrollo individual depende de la maduración del sistema nervioso por lo que ¡nunca debes forzarlo! 

Los ejercicios de gimnasia cerebral deben ser una experiencia positiva, divertida y fácil.


Fuente: http://www.bbmundo.com/bebes/estimulacion/gimnasia-cerebral-para-ti-y-tu-bebe/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada