viernes, 26 de junio de 2015

DESCUBRE A TIEMPO A QUÉ SE DEBEN ESTOS SÍNTOMAS Y CÓMO CONTRARRESTARLOS

Nuestro cuerpo tiene muchas formas de indicarnos que algo no anda bien respecto de nuestra salud. Es necesario conocer las formas que tiene el organismo de avisarnos, para así poder hacer algo al respecto y revertir esa situación antes de que se haga tarde.

Puede que pensemos que nuestra salud no esté tan mal después de todo, porque no tenemos algún síntoma de dolor agudo o alguna condición crónica. Sin embargo, hay algunos indicadores que nos revelan que en realidad sí hay cosas que no andan tan bien con nuestra salud, por lo tanto, no deberíamos ignorar estos síntomas.

Descubre a tiempo a qué se deben estos síntomas y cómo contrarrestarlos.

Tener la parte blanca del ojo de otro color.

Lo normal es que sea siempre blanca. Si tiene un color amarillento, puede significar ictericia o problemas en el hígado o riñones. Si el color es rojizo, puede indicar hipertensión.

El hígado se puede depurar con infusiones de romero, boldo, ajenjo (éstos dos últimos en cantidades bajas).

La presión alta se combate consumiendo ajo, omega 3, aceite de oliva, licuados de perejil y limón (1 limón con cascara) en ayunas.

Labios agrietados.

Esto es algo muy común durante épocas de frío, debido a cambios bruscos de temperatura, pero si se agrieta a menudo puede indicar una falta de vitamina C y zinc, o bien una infección. Los cítricos contienen mucha vitamina c y el zinc lo encontramos en alimentos como el zapallo y el interior de sus semillas, en el cacao en polvo, maní (cacahuate), ostras, carne de cordero, semillas de sésamo.

Palmas de las manos rojas.

Puede significar dermatitis o una reacción alérgica a algún metal, droga, comida o bebida. Se debe purificar la sangre. Beber infusiones de Cola de Caballo, Parietaria, Ortiga, Zarzaparrilla.

Pies fríos.

Son la parte del cuerpo más alejada del corazón. Puede indicar una enfermedad cardiovascular. Utilizar Gingko Biloba, Lochita para ayudar a la circulación sanguínea. Alimentar al corazón con buena oxigenación.

Medir en estatura menos que antes.

Es algo bastante común y esto indica situaciones en nuestros huesos.
Canas antes de los 40 años de edad.

Sabemos que las canas son un proceso natural del envejecimiento, pero si aparecen durante tu década de los 30, puede tratarse de un caso de diabetes. Beber infusiones de la hierba Pata de Vaca.

A pesar de dormir lo suficiente, te sientes cansado.

Si duermes las horas suficientes (de 7 a 8 Hrs. Diarias) y aún así te sientes cansado por la tarde, puede indicar que hay un problema con la glándula tiroides. Se debe incorporar moderadamente selenio a la dieta, ya que éste activa las hormonas de la tiroides para que puedan funcionar debidamente. 

Éste mineral lo encontramos en: carnes de hígado, mariscos, nueces brasileñas.

Incorporar Yodo: algas y sal yodada. También Zinc (ya mencionado).

Como podemos ver, la Naturaleza es sabia: por un lado podemos presentar un síntoma que nos indica que algo sucede en el organismo sin llegar todavía a una condición crónica y si sabemos interpretar o atender a tiempo, podemos hacernos algún tratamiento natural para contrarrestar, e incluso curar un órgano enfermo.

El padre de la Medicina ha establecido: “LA NATURALEZA ES LO QUE CURA”.

Fuente: http://senderosaludable.net/descubre-a-tiempo-a-que-se-deben-estos-sintomas-y-como-contrarrestarlos/

No hay comentarios:

Publicar un comentario